Vuelve el ‘Pipita’. Vuelve Higuaín.

 

De tres en tres. Higuaín ha vuelto, y lo ha hecho mostrando su mejor cara: la de ese killer letal que muchos se empeñaban en dar por desaparecido y enterrado. Un retorno que no ha hecho más que reavivar el eterno debate que persigue al Madrid en los últimos tiempos. La duda para la que ni tan siquiera el comandante del barco, Mourinho, no tiene una respuesta demasiada clara.
¿Higuaín o Benzemá? Los dos son buenos. Mucho. Diferentes, pero excelentes los dos. Más completo, quizás, el francés, mientras que el nombre del argentino es, casi siempre, sinónimo de gol.
 
El año pasado la discusión en la delantera madridista quedó zanjada tras la grave lesión de espalda que sufrió Gonzalo y que le mantuvo varios meses alejado de los terrenos de juego. Fue entonces cuando la responsabilidad del ‘9’ recayó sobre un Benzemá que hasta el momento no había tenido la confianza de su técnico, y que, no pocas veces, tuvo un pie –y por qué no decirlo, también los dos- más fuera que dentro del equipo de la capital. Apenas nadie creía en él, y muchos pensaron que el Madrid echaría demasiado de menos a Higuaín.
Pero ya se sabe que las cosas nunca suceden como uno podría pensar a priori. Benzemá cumplió, y con una nota que roza el sobresaliente, si es que no lo alcanza ya. El argentino quedó prácticamente en el olvido. Nadie se acordaba de él gracias a las grandes lecciones de fútbol que Karim se encargaba de mostrar sobre el césped de cualquier campo semana tras semana. El francés coleccionaba elogios llegados desde cualquier rincón, también del ‘enemigo’. Había renacido, recordando al Benzemá que había enamorado a media Europa años atrás, y el equipo de ‘Mou’ se aprovechó de ello, llegando a firmar grandes actuaciones en las diferentes competiciones, aunque sus vitrinas quedaran casi vacías, teniendo en cuenta que la temporada pasada solo la Copa del Rey viajó hasta Madrid.
 
 
 
Y mientras, Higuaín continuaba con su recuperación, que avanzaba más lentamente de lo previsto. Pero volvió, aunque su sitio estaba ocupado ahora por otro. Acostumbrado a desenvolver el papel protagonista antes de su lesión, el ‘Pipita’ tenía que conformarse ahora con el de secundario. Benzemá había ganado la lucha, y el vendaval francés era imparable. Él lo sabía, y calló. No hubo lugar ni para las quejas.
Hasta que hace unas semanas, el destino volvió a dar una oportunidad a Higuaín. Con Karim en la enfermería madridista, el ‘Pipita’ se erguía como el perfecto sustituto. ¿Quién si no? Y los resultados hablan por sí solos.
 
 
Ahora se dedica a firmar ‘hat-tricks’ que no dejan a nadie indiferente. Lleva tres consecutivos, y parece que la racha no ha hecho más que empezar. Vive un momento dulce el argentino, que desde que vuelve a sonreír siendo el ‘9’ del Madrid, no ha dejado de reivindicarse ni de demostrar que está dispuesto a plantar batalla por la titularidad, a sabiendas de que su ‘rival’ no es un hueso fácil de roer.
Difícil elección la que tiene por delante José Mourinho. Y es que el ‘Pipita’ ha vuelto.
 
Texto escrito por Vicky Lagos Vives
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s