Have Fun

Una vez en la Universidad un profesor me dijo que cuando nos dieran historia, principalmente, la persona que impartiera la clase debería, en un ideal, SIEMPRE declarar antes de empezar su ideología. ¿Por qué? Para saber qué visión nos va a dar de la historia y suponer qué podemos esperar de su explicación. Creo que eso es algo muy importante, y no solo para dar una clase-explicación de historia, sino para casi cualquier tema, lo mejor sería declarar honestamente de donde partimos.

Dejando de lado los rollos, quería hacer una pequeña reflexión sobre los videojuegos, como siempre fruto de una conversación, y para no venderos la moto tengo que empezar declarando algo: soy competitiva, y mucho, a veces hasta límites vergonzosos.



¿Y esto a qué viene? Pronto lo comprenderéis. Los videojuegos surgieron en su momento como un entretenimiento y buscaban divertir a la gente. Desde los primeros títulos se ha evolucionado una barbaridad pero también se ha tergiversado su objetivo. Muchos juegos tienen un único objetivo: ganar. Eso no está mal, ¿A quién le gusta perder? El problema es cuando se añaden el: como sea. Sí, yo quiero ganar siempre. Pero, ¿dónde queda la diversión? Incluso los fanáticos de ganar cuando se hace por sistema, o por trampas, hasta el punto que no hay oposición ni esfuerzo en lograrlo, es aburrido.

Reconozco que las modalidades online te permiten disfrutar de juegos sin tener que traer un amigo a casa y a cualquier hora del día. Es una pasada hacer  una campaña con un amigo que os vayais ayudando, montar equipos y que gane el que mejor (o menos mal se lo monte). Sin embargo, también crear juegos prohibitivos y juegos puteantes. 

Algo así: yo contra el mundo y antes de verlos muero


El género que me afecta son los shooters. Soy una noob de tres pares de narices, sí, pero a veces me dan ganas de jugar y disparar a algo. Y por ejemplo, nunca jugaré a Counter Strike, porque es un juego prohibitivo. La gente que juega a Counter Strike llevan millones de años metidos ahí, si asomo mi culo por ahí, tardaré menos en morir que en cargar la pantalla. Game over y mejor me pongo a hacer otra cosa. Nunca podré jugar porque no es un juego para divertirse. Es como jugar un partido de fútbol contra el F.C.Barcelona, y en vez de ir a divertirse, se dediquen a vacilar y tener el balón 90 minutos sin que lo huelas y te marquen más goles de los que un marcador pueda indicar. Ok, todo el mundo quiere ganar. I know, y yo la primera. Pero si no existe ni una mínima opción ni a jugar, menos a divertirse, ni es juego ni nada, que se queden con sus guerras que me buscaré alguno que permita entrar en cancha, por poco o mal que lo haga.

Trabajo en equipo, si nadie lo impide


Muchos onlines tienen tios pros sin más vida que joder a noobs como yo. Hay juegos, como el HL2 Deathmatch o Team Fortress 2 que puedes jugar, y matar y pasártelo bien. Mueres a menudo y matas también. Hasta que alguien decide que eres su diana y se dedica a esperar que revivas para petarte. Gracias capullo vete a la mierda. Game over again. Aquí salen dos figuras de los personajes más odiosos del planeta del videojuego online: el lamer y el cheater. Juegos que en general, son jugables sea cual sea tu nivel de habilidad pero fácilmente convertibles en pesadilla para los noobs, son juegos puteantes.


Más que cheater, mi batalla sería con los lamers, entendidos como los pros que se aprovechan de los novatos como yo, para patearnos el culo constantemente hasta que nos rendimos, que usan armas invencibles, y cosas del estilo. Abusones de toda la vida que acaban con todo tipo de diversión. Especial asco los que les gusta jugar al respawn kill.

Solución rápida. No jugar. Si quieres pegar tiros, cogerse uno que no sea online. Pasará con otros géneros de videojuegos, pero solo hablo de shooters que es donde lo he vivido.

Aquí es donde se ve que se ha perdido el objetivo de entretener y hacer que la gente se lo pase bien. Si hay juegos en los que solo siendo muy bueno o haciendo trampas puedes jugar y “pasartelo” bien, no es un juego divertido.


Dónde quedan los Mario Kart, que te jode si te matan en la línea final pero harás mil partidas, Pokemon buscando el punto débil y sin usar a Pikachu. Hay juegos inmortales que lo son por algo. Todos los que puedas añadir a tu colega, o jugar contra él, pero que solo juegue tu habilidad y tus ganas.



Nintendo es sinónimo de diversión. Aviso, tengo una PS2, PSP y Xbox 360. No es que sea de las que viven únicamente de una consola, pero debo reconocerle que tanto las DS y Wii son para pasarlo bien. De hecho, no tengo Wii porque no me gusta para jugar sola, si la tuviera sería para hacerlo con amigos. Eso sí excluyamos los “Imagina ser…”, eso no se calificarlo. Te puedes y divertirás con las otras, ¡claro! sino no las tendría, pero existe ese toque de competitividad en muchos juegos que puede destrozártelos (al menos que seas un máster y ganes siempre, aunque hasta eso es aburrido). 


Todo es un poco lioso así que para no complicarlo más ni alargarme por vicio, resumo: los juegos deben divertir. Si tienes que ser extraordinariamente bueno, sufrir pros abusones y demás historias, a mi, particularmente, no me divierte y prefiero dedicar mi tiempo a un Plantas vs Zombies

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s