Welcome to the past

 
 
Ay ay ay… cuanta nostalgia me ataca de golpe. La infancia suele despertar estas cosas: a la que te acuerdas de una, las demás acuden en masa a tu mente. Solo os hablaré de la parte más videojueguera, pues son tantas por recordar…
 
Mi niñez no estuvo marcada por consolas ni PCs. No es que no hubieran, había, claro, tan mayor no soy, pero en mi casa no lo vieron una prioridad para mi entretenimiento así que tardó en llegar. Hasta que no fue académicamente necesario mi ordenador fue de poco uso y ocasional diversión. Yo era más de…


Playmobil y Lego
 
Sé que muchos jugabais con consolas y Playmobil, bueno yo no tenía lo primero así que me limitaba, pero muy felizmente a montarme mis historias y construir cosas. Pintar y esas cosas de críos de antaño. No puedo quejarme tampoco, me lo pasaba genial, aunque me hubiera hecho gracia tener juegos antes de lo que los tuve.
 
Mi equipamiento GameBoy Color
Mi primera portátil fue mi estimada GameBoy color, que me llegó con el Pokemon Amarillo. Empiezan los momentos sensibleros… cuántas horas invertidas y lo bien que me lo pasaba. Arriba y abajo con ella. Como se puede ver, mi preciosa GameBoy fue casi monotemática: Pokemon, Pokemon y más Pokemon. Era la época y era genial. Con la única excepción del Barça Manager 2000, un preludio de mi gusto por el FIFA. Pokemon de diversos colores, Pinball y el Trading Card. Grandes juegos.
 
Lemmings
 
Pero poco a poco empezaron a aparecer títulos en mi ordenador también, poca cosa, pero muy divertidos. Los Lemmings, grandes donde los haya (en sentido figurado, claro), el nunca demasiado mítido Tetris, el primer Prince of Persia, el Bubble Bobble o los Trolls, el primer Doom… Es curioso porque soy horrible con los juegos de plataformas, pero esos eran muy buenos. ¡No olvidemos que el Buscaminas y el Solitario siempre fueron opción!
 
Prince of Persia
Por suerte, yo tuve una amiga en la primaria que me abrió la puerta a la PlayStation One. La pega de ser la mayor y no tener consola, es que tu única manera de acceder a una es por medio de amistades que sí tienen. Muchas veces estos amigos suelen tener hermanos más mayores que tú que poseían el objeto deseado. Así entré en contacto con el primer Tekken. Odiaré siempre ese juego, estaba rallado por el final y nunca pudimos acabarlo. También le dábamos al vicio con un juego de lucha de Ranma, estábamos en primaria y el anime entraba a borbotones por el canal 33 (en Cataluña al menos).
 
Juego de Ranma
No quiero acabar este pequeño viaje a mi infancia de los videojuegos sin tocar uno de los grandes juegos, para mí, de ordenador. Age of the Empire, el primero, el original. Pasaron años hasta que acepté las secuelas, y sigo amando el primero, de manera muy especial. Un ejército de sacerdotes era demasiado mítico para ser verdad.
Wololo wololo
Habrá muchos juegos que formen parte de vuestras infancias (Mario Bross, Zelda, Sonic, entre los clásicos) que no mencione aquí. Tardé casi 12 años en tener una consola portatil y hasta los 16 no tuve mi PS2, así que mi culturilla del sector es limitada por motivos temporales. Pero los que estuvieron en la mía, les guardo un enorme recuerdo.
Anuncios

4 pensamientos en “Welcome to the past

  1. Bueno la época de Pokemon Rojo y Azul fue muy buena, todo el mundo con su pokemon y cable link para ir cambiando y clonando pokemons o haciendo combates.Yo también iba siempre con mi gameboy color y mi pokemon amarillo de importación en ingles por todas partes… precisamente por eso acabe perdiéndola aun no se exactamente como y donde, algo típico en mi. Por suerte hoy dia se puede conseguir todo fácilmente pero ya no se disfruta como antes si no tienes con quien compartirlo.

  2. Es verdad que las cosas no se disfrutan como antes, hay tantísimos ahora… que cuando coges uno viejuno te hace una ilusión especial jugarlo y pasártelo. Por pérdidas o circunstancias es genial que hoy en día puedas "recuperar" estos juegos o consolas. La diversión está garantizada desde hace años. Sant Antoni tiene la clave.

  3. Eso que veo en la foto es el pokémon pinball? Ese juego era epico. Y el trading cards ya era lo más (recuerdo que no pude tenerlo porque se agotaron en todas partes)La verdad esque reencontrar un juego que te haya marcado la infancia puede ser genial o peligroso, cuando desempolvé mi antigua super nintendo me lo pasé genial (y hecho de menos mi NES) peroa otros juegos de cuando era pequeño… no se ni como jugaba con lo malos que eran…Yo la gameboy la tengo desde que tengo memoria, pero en el tema de consolas, pasé directamente de la supernintendo a la PS2, que fue un salto bien grande.

  4. Sí que puede que algunos los tengamos algo idealizados, pero hay muchos que eran y siguen siendo auténticas joyitas. Pinball y Trading Card… me alegra tanto haberlos querido xD Muy grandes juegos.Gracias por pasarte Yattaman! Aunque rondando Pokemon por aquí, debías pasarte, no me he reído ni nada con tus entradas de Pokemon 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s