La voz de las mujeres

A nivel de mujeres ahora mismo España está muy contenta ya que les dan medallas, y más que los hombres de momento, aunque se pregunten también el porqué. La presencia de las mujeres en los deportes va ganando presencia y efectividad, pero, ¿en qué niveles? Hay buenas deportistas en la mayoría de deportes pero hablemos de un deporte en concreto: el fútbol.
 
 
A nivel participativo genial, ambos (femenino y masculino) tienen sus ligas y todos contentos, existe la incluso la Women Champions League, que podríamos considerar los más altos niveles de fútbol en competición. Digamos que se ha creado un mundo paralelo femenino, que ya está muy bien. Pero, ¿y la mezcla? ¿Qué mujeres hay en el deporte masculino? Muy poca cosa.


Empiezan a aparecer, pocas y sobretodo en categorías inferiores, mujeres árbitros como Maria Luisa Villa que estuvo apunto de ser la primera mujer en debutar en Primera División como asistente, pero problemas físicos lo impidieron. Sin estar dentro es difícil imaginar cómo es lo que para un hombre es una profesión más, con su dedicación y dificultades, y para una mujer esos problemas se multiplican y le impiden llegar.
 
María Luisa Villa
Saltemos del terreno de campo al banquillo para ver si hay más suerte y sorprendentemente es al revés. Mientras que en ligas femeninas arbitran las mujeres, los banquillos de las ligas de mujeres están llenos de hombres. Es curioso aunque se prevee que conforme pasen los años seran más las mujeres que ocuparan sus puestos pero siempre en la liga femenina. En cuanto a la masculina, olvídate. Hay muy loables ejemplos como el de Rocío Yañez, que entrena en tercera división del fútbol chileno. Poco a poco se hacen hueco podría decirse, pero demasiado lento para unos tiempos en los que el fútbol ya es pasión de muchas mujeres. No creo que no existan mujeres preparadas para asumir el reto de entrenador a equipos masculinos y bien.
 
¿Para cuándo esta imagen como normal? 
Carolina Morace es la entrenadora de la selección femenina de Canadá que participa en el Mundial de Alemania Efe / Hannibal Hanschke
El fútbol masculino es de hombres y se niegan a más, sobretodo al más alto nivel. Y si se cuela alguien como Patricia Ramirez (psícologa la pasada temporada del Betis) o Eva Carneiro (médico de cabecera del Chelsea) la lectura a hacer es si la mujer está buena, y si lo está, no hay más atención a su trabajo ni su logro. Pero fíjense que sus profesiones no tienen que ver con el fútbol directamente. No hay entrenadoras, ni segundas, no hay mujeres arbitros (¿arbitras? ni la palabra tenemos), desierto del mundo femenino en el terreno y banquillo. Saltemos pues a la cabina.
 
Es la foto en la que más mujeres salen
Centrémonos en España y ámbito europeo. Sé que en Sudamérica empiezan a haber experiencias aunque no sé hasta que punto satisfactorias y aún minoritarias y marginales. Por aquí NO hay mujeres comentaristas pero existe otra figura, decorativa y para disimular: la mujer a pie de campo. Ahí sí que hay unas cuantas tanto en radio como en televisión. Su función es comentar cambios, impresiones sobre el terreno, verlo desde cerca, y además ser ignorada. 
 
En general, durante la retransmisión de un partido, esa profesional dice algo, lo que sea, anuncia un cambio o problemas físicos de un jugador. Tú como espectador/oyente lo oyes pero los comentaristas no. Al cabo de largos minutos en los que ella vuelve al silencio mientras los otros dicen estupideces, a uno se le ilumina la bombilla y dice justamente lo que hace minutos todos sabemos porque ella ya dijo.
 
España tiene un nivel de comentaristas horrible. La inmensa mayoría son unos absolutos inútiles. En radio algo mejor, en televisión es mejor no oírles. Y ya no solo por partidistas (que lo es todo el periodismo deportivo), simplemente por no saber cómo comentar un partido: se van por las ramas hablando de su vida, de anuncios de cadena, comentan otros partidos en vez del que se juega, no se enteran de cambios, lesiones, se equivocan con los nombres… Si pudiera ponerles en OFF mucho mejor. Por eso prefiero los comentaristas, nuevamente, de Sudamérica, ellos sí que saben.
 
Susana Guasch, de la Sexta
Estoy segura que alguien como ella merece la oportunidad de hacer algo más, igual que creo que Jordi Grau (de TV3) debería estar en el paro, porque lo hace mal, simplemente. No es una entrada a favor de las mujeres y en contra de los hombres. Solo se pide lo de siempre, que lo haga el mejor, sea hombre o mujer. Porque los hombres que lo hacen mal siguen, y no hay ninguna mujer en ninguno de esos puestos. No me creo que no haya ninguna capacitada. Y otra cosa son casos como el de Sara Carbonero, directora de deportes de Telecinco por guapa y a la primera; eso no ayuda. Las mujeres no van al fútbol a pasearse, van a trabajar. Puedes ir mona y si eres guapa, estupendo, nadie te lo impide, pero lo que tiene que primar es que hagas bien tu trabajo.
Todo esto sale de la frustración que me despierta el papel reservado a las mujeres en el fútbol. Y hablo de este deporte porque es el que más me gusta y sé, que aunque fuera una excelente entrenadora o una brillante comentarista nunca llegaría a lo más alto, solo por ser mujer, y eso jode.
Material complementario interesante de leer:
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s