Madonna’s legacy

Hasta hace poco nadie se atrevía a dudar que Madonna era la Reina del Pop. Era una verdad tan obvia… Desde que debutará en 1983 con su primer álbum, Madonna, su carrera ha sido meteórica y no ha hecho más que confirmar, disco tras disco, su supremacía en el panorama pop. 
Es una corona que no otorga ningún medio en concreto, simplemente se la ha ganado, la ha forjado ella misma. Su música, su look y su manera de venderse han marcado un estilo, ya no época, porque por años cumpla ella es intemporal. 
 
Su reinado es de polémicas, estilos rompedores, actuaciones maestras, puestas en escenas que justifican el precio de la entrada por alto que sea, películas regulares y romances sonados, sin olvidar las adopciones (tema en el que Angelina Jolie le supera ampliamente).
 
Sin embargo, ante la actual proliferación de cantantes por metro cuadrado parecen decididos, algunos, a arrebatarle su trono. Surgen “princesas” de diferentes estilos tanto musicales como estéticos.
 
La primera fue Kylie Minogue. La australiana logró el título de “Princesa del Pop” y es la única que lo tiene “oficialmente”. Su carrera es más de éxitos discotequeros aislados que no constante. A pesar de que la diferencia de edad no es mucha, Minogue será siempre la eterna princesa y posiblemente la que menos ruido haga.
 
Las siguientes vinieron casi juntas y durante muchos años “compitieron” por ser su digna heredera, y no llevaban mal camino, se trata de Britney Spears y Christina Aguilera.
Britney se presentó con un “Ops, I did it again” y nunca sabríamos lo premonitorio de esa canción. La conocimos como una adolescente angelical, de tipitín y maneras delicadas. La hija que todos quieren. La encarnación de la chica virgen hasta el matrimonio, la inocencia y la dulzura en su voz. Fue evolucionando poco a poco, del uniforme de colegiala a una apariencia y coreografías más picantes. Su evolución iba por buen camino y además salía con Justin Timberlake, otro teen idol, así que su popularidad estaba por las nubes. Pero se le acabó yendo de las manos, sus episodios más sonados los conocemos todos. Aunque ahora ha vuelto, es un tropiezo mal gestionado que le rompió su tendencia. Está menos en forma y su mala vida le ha pasado factura. 
 
Seguro que recordáis cómo acabó esto
Christina en seguida tuvo claro que su carrera sería la que ella quisiera, y no la que sus representantes u otros decidieran para ella. No tardó en demostrar que tanto podía ser “agresiva”, como sexy, dulce… Sus registros son muy diversos, nadie puede dudar de su capacidad vocal. Además, es de las artistas más camaleónicas que he visto. Sin embargo, como Kylie, su falta de regularidad le ha impedido llegar a mayor dimensión. De lo más sonado que le he oído decir últimamente fue su no digas ese nombre en mi presencia, esa zorra destrozó mi carrera”. Muchos sabréis de qué zorra habla, pero sigamos cronológicamente. 
 

Puede que no toque solo el pop, pero Rihanna desde que lograra el estrellato con su “Umbrella” no ha parado. Al igual que Aguilera se negó a ser la niña buena y mona que querían de ella, tenía claro lo que quería ser y el primer paso fue cortarse el pelo sin que le temblara el pulso. 

Desde entonces la popularidad de la de Barbados no ha hecho más que aumentar. En cuanto a estilo no le puede negar que es rompedora y sus videoclips no suelen dejar nunca indiferente a nadie. Pero, ¿es suficiente? Rihanna ha logrado dejar en segundo plano a las anteriores aprovechando sus bajones (Britney Spears rechazó “Umbrella” y seguro que se lo agradecen) o la irregularidad en sus carreras musicales. Sin embargo, le falla el directo, la oí en un Rock in Rio (hecho en Madrid) y… necesita mejorar, pero, sobretodo, hay alguien que ha pisado más fuerte aún.

Katy Hudson empezaba en el mundo de la musica sin demasiado éxito ni suerte, así que decidió intentarlo de otra manera, uno en la vida debe arriesgar, ser polémico, único y especial, y así nació Katy Perry. Sin poder opinar de ellas más que lo que se ve y cómo actúan, me atrevería a decir que es la que menos interés tiene en una corona.

Su corona es de chuches y parece que su intención principal es pasarlo bien. Obviamente le importaran las ventas, tours y todo, pero cuando ve sus looks (ha pasado del hortera al curioso-freak) siempre son divertidos, a la vez que provocativos muchas veces, y eso siendo una cristiana convencida. Katy empezó con un “I’ve kissed a girl” y le gustó y aunque no haya besado a ninguna más. Se hace un hueco entre todas porqué durante su mayor empuje cada 2×3 teníamos canción suya + video y aparición pública, sin dejar nunca indiferente a nadie. Ella y su amiga Rihanna son de las que más fuerte han pegado en los últimos tiempos.

Una ha pisado más fuerte que nadie, ha puesto toda la carne en el asador, se ha dejado todo en el escenario; es, según Christina Aguilera, la zorra que le ha destrozado la carrera: Lady Gaga. Podrá gustarte más o menos, considerar que es guapa o que se ha convertido en un monstruo a sí misma, valorar su voz o solo sus múltiples aspectos, pero nadie puede negar que su inspiración es Madonna.

Madonna y Lady Gaga en “Los Simpson”

Un famoso no es famoso hasta que “Los Simpson” reconocen su existencia. la de Gaga lo ha sido. Pocos podían imaginar que cuando la conocimos con aquel de lo más discreto “Just Dance”. La chica no estaba mal, era mona y la canción no dejaba de ser un éxito pop de fiestas locas en casa de alguien. Es posible que muchos de los que conocieron a Stefani Germanotta antes que a su altrer-ego alucinaran con el cambio, pero también se lo esperaran. 

Como Gaga, empezó a mostrar cómo sería en “Paparazzi” donde sus “disfraces” se iban a convertir en su imagen de indentidad. Ríete de cualquier aspecto extraño o rompedor de las anteriores, Lady Gaga va más allá, hasta los bistecs de la nevera pueden ser un nuevo traje, un nuevo tocado, un color de pelo nuevo. 

En su afán por ser única, por tener un tremendo sello de identidad es donde se distancia de Madonna, en mi opinión. Ella siempre fue única, sus looks eran una revolución y sus actuaciones memorables, sin embargo, muchos de sus estilos saltaban del escenario a la calle. Madonna imponía moda.

El mérito es que lo tú lleves, por extraño que parezca en ese momento, se convierta en moda, en la calle o sobre los escenarios. Todo lo que tocas se vuelve guay y ejemplo a imitar. Y en ese afán extravagante de Gaga, se ha pasado. Nadie va a ir por la calle con ninguno de sus modelos, si no es Halloween o Carnaval: son disfraces, no tendencia. Y ahí es uno de los puntos claves donde radica la diferencia y que hace de Madonna, inalcanzable. 

Lady Gaga en el videoclip “Judas”

Decía al principio que el título de “Reina de Pop” es algo que nuestra madonna ha forjado con sus manos y su esfuerzo, no hay un organismo ni medio que te de la corona, sin embargo, lo intentan. La revista “Rolling Stones” publicaba una nota en la que coronaban a la Mother Monster, como también se la conoce. Sus criterios puramente objetivos valoraban “Ventas de álbums y canciones en físico o digital, rankings Billboard Hot 100, emisiones de radio, visitas de YouTube, presencia en medios de comunicación, los ingresos de shows en vivo, los premios ganados y las reseñas de los críticos“. Este montón de datos la situaban como la number one, con gran diferencia respecto las otras.

Son datos y son relevantes, sí, pero, ¿es suficiente? En ese período, de 2009-2011, Lady Gaga es la más en todo eso, pero son dos años. ¿Qué son dos años increíbles frente a 33 años de carrera consolida y en la cumbre? Porqué uno de los méritos de Madonna es ese, desde que llegó no se ha ido, habrá tenido sus más y sus menos, pero a nadie con sentido común se le ha ocurrido quitarle la corona. Como nadie le quitó la del rock a Elvis ni la del Pop a Michael Jackson. A sus 54 años puede seguirle el ritmo perfectamente a Justin Timberlake, ¿se nota que está más mayor? Sí, pero sigue imparable y su esfuerzo y energía la mantiene ahí.


Se tiene que vender, se tiene que ingresar, se tiene que estar ahí, pero siempre. Precisamente si algo caracteriza al actual mercado musical es la gran cantidad de estrellas fugaces. Una corona proclama tu eternidad, que como tú no hubo nunca nadie y quién sabe si habrá alguien después. La “Reina del Pop” ya es eterna, si alguien pretende arrebatarle su reino tendrá que sudar sangre. Nos vemos en 30 años.

Sobretodo que el humor no falte

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s