Made in Barcelona (I)

portada

Parece que cuanto peor van las cosas para el cine español (subida del precio de las entradas, cada vez menos ayudas por parte del gobierno), más se esfuerza éste en demostrar que no está acabado, al contrario. No soy mucho, por no decir nada, de los Almodóvar ni los Torrentes. Aquí lo que suele abundar son comedias de esas que ves y dices “española” y cambias de canal. Soy poco de los productos de la tierra, básicamente porque o no me llaman la atención o cuando te topas con una, decides que mejor no. Pero últimamente me da la sensación que están saliendo nuevas ornadas de directores (J.A.Bayona, Kike Maíllo, Jaume Balagueró; entre otros) que se esfuerzan en relanzar la producción y calidad autóctonas. En algunos casos necesitan una larga lista de empresas y productoras que hagan posible, con su dinero, que la película llegué a buen puerto. En otros, se opta por buscar ayuda en el extranjero. Si hasta ahora lo más reconocible de este país eran los ya internacional Pedro Almodóvar y Alejandro Amenábar (que ya podría hacer más películas), la nueva competencia les ponen las cosas difíciles. Los escarceos en la ciencia ficción, el terror, el thriller psicológico o el drama hacen augurar un futuro prometedor con títulos tan destacables como El orfanato, Lo imposible o REC. Aquí hablaremos de una de las incursiones en el género postapocalíptico, y en otra en el romance por medio de Los últimos días (Àlex y David Pastor) y Barcelona nit d’estiu (Dani de la Orden).


dias0
Debo reconocer que mi interés inicial en esta película fue algo fetichista. Adoro las películas post fin del mundo, las ciudades destruidas, la naturaleza recuperando lo que es suyo, la lucha por la supervivencia… y encima en mi ciudad. Como bien dice George Clooney en el anuncio de Nespresso, “Barcelona postapocalípita, What else?”. Así que me senté durante los 100 minutos de metraje (1.40h) a ver qué tal. Sentimientos encontrados al llegar la película a su fin. Para no desalentar a otros que, como yo, no son muy propensos a ver producciones nacionales empezaré por lo bueno.

Excelente ambientación y efectos. Telson ha sido la empresa encargada de este gran trabajo, como ya lo hizo con Lo imposible. Dado las características de la situación (nada de zombies o meteoritos), el nivel de destrucción y dejadez me parece idóneo. El hecho de que suceda en casa (para los que somos de la capital catalana) o en una ciudad de tu país tiene su gracia. Hemos visto mil millones de veces ser destruida la torre Eiffel, la de la Libertad, el Big Ben, Tokyo… Ya era hora de ver nuestro Arco de Triunfo, la Torre Agbar y calles tan emblemáticas como la Via Laietana. En esta galería del ABC podréis ver algunas de las imágenes.
arc de triomf

Muy realista la presentación de los que llamaré supervivientes, aunque no se trate de una catástrofe al uso, sino de una enfermedad. Lejos de los presentados en las películas de Hollywood en el que cada uno representa su arquetipo (el héroe-muchas veces policía, el inútil, el asustado, la/s mujer/es, algún crío, un apañado, el que va de malas), aquí todo el mundo está confundido, asustado y nadie sabe qué hacer. Son personas que vivían su vida normal y no estaban preparados para esto, hasta el punto de vérselos torpes en este nuevo mundo. Creo que lo más lógico dada la situación. Y antes de pasar el machete por lo que no me ha convencido, una anécdota. El demasiado realista presidente del Gobierno, ficticio pero muy verosímil, que asegura a sus ciudadanos que no pasa nada, que sigan trabajando y comprando. Como con la crisis, aunque el mundo se hunda, aquí siempre nos querrán vender que todo va bien.

A pesar de todo esto no me acaba de convencer. El argumento me parece flojo. Chico busca a su novia, recorre Barcelona, llega y… O los minutos finales sobraban o algo no me acaba de cuadrar, te quedas con la sensación de “pues vale”. Yo hubiera acabado con él en suelo y me hubiera ahorrado lo del niño. Del mismo modo hay otras escenas que no les veo la finalidad, como la del oso en la iglesia. Creo que encontrarse con jabalís hubiera bastado, por mucho que fuera del zoo. Lo mismo me pasa con “la guerra en el supermercado del Gran Vía 2”. ¿Era necesario? Entiendo que si un grupo se queda con la comida, vengan otros a por ella, pero solo se ve gente matándose y estanterías vacías. En cambio, como presenta la estación de Sants sí que me convence más.

Sobre el motivo de la película: el Pánico. Creo que podrían haberle dado un par de vueltas más al asunto y acabado de pulir la idea. Una especie de agorafobia extensible a todo el mundo que si sales a la calle mueres, ni crisis nerviosa ni nada, mueres. Encima comenta algo como si un volcán tuviera la culpa. Vale que esto sea la excusa para la película, pero cojea un poco. Además, pasado un tiempo, sus hijos pueden salir tan panchos, pero la gente no. Es algo que se ha contagiado, no se cura con el tiempo y no se transmite. Algo raro. Pero por lo menos se produce una especie de renovación de la especie.

los-ultimos-dias-imagen-10

En cuanto a los personajes, no creo que se pueda dudar de la profesionalidad de José Coronado (Enrique), pero Quim Guitérrez (Marc)… Lo vi en La cara oculta, y a pesar de no ser El Protagonista, no lo hacía mal, y transmitía. Aquí lo he visto soso. Llevas X tiempo recluido en tu oficina, sin saber de tu novia, y pierde más los nervios con Enrique que en otras situaciones. Me han resultado floja la personalidad de sus personajes, no creo que provoquen ni una lagrimilla. En cambio, por lo poco que sale, me creo más a la Julia que interpreta Marta Etura.

Y para acabar un apunte de tipo técnico. La música: Suspenso. Creo que se abusa del típico tono de tensión durante muchas escenas de la película. Yo hubiera apostado por el silencio. Creo que da mucha más impresión una gran ciudad como es Barcelona, sin ruidos: ni coches, ni gritos, ni metro, ni nada. El total y absoluto silencio en muchas ocasiones hubiera ambientado mejor. Puede que el final sí demande una BSO algo más alegre, acorde a la conquista de la ciudad. de la naturaleza.

A pesar de sus aspectos positivos, creo que es un género que en España aún necesita mejorar. Pero no está mal, lo que hacen bien es una buena base para mejorar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s