Luminantes – La luz de nuestro interior

unademagiaporfavor-novedad-literatura-juvenil-octubre-2013-bdeblok-luminantes-el-enigma-de-norah-iban-roca-portada

Título: Luminantes. El enigma de Norah
Autor: Ibán Roca
Editorial: B de Blok
Nº de páginas: 317
Género: Fantasía – juvenil. Distopia.
Sinopsis: Hoy tiene lugar el canje de galletas de la criba. Lara acaba de recibir la autorización para convertirse en celebrante de la más esperada festividad, la que marcará su ingreso en la madurez. Desde siempre Lara ha vivido bajo los dictámenes de Origen y su existencia ha estado signada por el estigma de su madre, Norah, la suicida, una mujer que se atrevió con su decisión a contradecir lo establecido, a ir contra la norma. La entrada de Lara en esta nueva etapa podría poner fin a ese estigma. Lejos está Lara de pensar que el legado de Norah es otro muy distinto y que justo ahora, en este día, comenzará para ella una vida nueva, totalmente diferente de la que nadie nunca imaginó. ¿Tendrá Lara lo que se necesita para resolver el enigma de Norah y emprender con éxito la nueva existencia que se abre ante sus ojos?

He cortado un poco la sinopsis (nada importante) porque era muy larga. Llegó a mis manos este libro de rebote, y más que nunca. Aunque esa no es la historia que vengo a presentaros ahora, ya habrá tiempo para eso. Empecemos por el principio que es como más fácil se entiende todo. Luminantes es una distopía. Quizás la mayoría que leáis esto sabéis que quiere decir eso, pero puede que haya quien no tenga claro la diferencia entre utopía y distopía, así que antes de que tenga que recurrir a Internet se lo explico. Una utopía habla de una sociedad perfecta, donde todo funciona bien; una distopia en cambio habla de mundos, normalmente apocalípticos, por los que no te gustaría pasearte (o quizás sí, tienen su gracia), como seria 1984 de Wells o Un mundo feliz de Huxley.

Este libro tiene dos fases: la de Lara dentro y fuera de su hogar. La protagonista vive en esta sociedad distópica que se desarrolla en el Nudo. Para mí el Nudo es la versión sutil, no violenta y evolucionada del mundo regido por el Gran Hermano. La política no mueve la sociedad, no hace falta amenazarles ni emplear, en general, la violencia. Todo el mundo posee una pulsera que le dicta cuál va a ser su vida: qué amigos va a tener, con quién puede hablar, cómo reaccionar, qué decir, cómo sentirse. Ni existe ni necesitan el libre albedrío, todo está bajo control, ellos se limitan a seguir los dictámenes. Trabajan para obtener el maná, un líquido que impide que el tizne (una enfermedad mortal) los mate. En su criba, se les asigna una pareja, según criterios, parece, de compatibilidad. La mujer entonces tendrá trillizos pero solo uno de ellos se quedará con la familia, el último. Debo decir que el proceso de la criba y la ambientación de esta sociedad en mi mente tomó una forma similar a la representación cinematográfica de City of Ember. En líneas generales, se nos presenta una sociedad no solo muy pensada, sino muy atrayente para el lector que disfrute de este género. Quizás me haya enrollado mucho en este aspecto, pues me atrajo mucho al leerlo.

Su segunda fase se desarrolla en el Bosque, donde la gente es libre de elegir (pero no del tizne) y viven en las copas de los árboles. Se trata de una sociedad cazadora-recolectora, al estilo pre-tecnología. Una ambientación muy natural, pro-libre albedrío aunque tengan sus normas, claro. Ahí Lara deberá aprender a decidir (algo que no todos los del Nudo son capaces). En esta parte es cuando se va a descubrir muchas cosas y la verdad sobre otras que no nos habían contado del todo: su madre, el tizne, el aprendizaje de la protagonista y sus dificultades… Cuanto más te aproximas al final, más acción hay. Así que tranquilos, tarda un poco, pero correrá la sangre y reinará el caos.

Y el final. Por una parte, me sorprendió, pues no esperaba el giro que da la situación de los lacras, la maniobra de Haru (por quien había sentido complicidad inicialmente) y los descubrimientos que te dejan entrever cómo irá la segunda parte. Sin embargo, por la otra, te deja una sensación algo extraña. Es difícil explicar qué es exactamente lo que la provoca. Tras pensarlo mucho creo que quizás sea una novela que se digiera mejor leída la saga completa. A pesar de que la primera acaba con el enigma de Norah, esos misterios que deja en el tintero creo que ayudaran a que en conjunto se reciba mejor.

Es un libro no muy largo y con una narrativa muy directa. Hay descripciones, claro, siempre son necesarias para situar al lector ante un nuevo escenario o stiuación, pero no demasiadas ni pesadas. Tan solo se me hizo un poco lenta la entrada  de Lara al Bosque, pero por lo demás, es una novela que se lee rápido y se entiende bien.

Aspectos positivos:
La sociedad del Nudo. Le veo un gran potencial y quiero saber qué verdad oculta su organización inquebrantable. Como habréis visto es la parte en la que me he enrollado más porque me parece que es una de las claves del libro. Está trabajada y solo hemos visto la punta del iceberg.
El Celador. No me esperaba para nada el papel que adquiere. Habrá que ver si nos explican (aunque apuesto a que sí) de dónde surgió este particular ser.
Los lacras. Positiva sorpresa. Tras vendértelos como una especie de caníbales depredadores, resulta que son rescatables. No sé si la acción seguirá por el Bosque, pero el cambio de la apreciación en los lacras marcará un antes y un después en su sociedad.

Aspectos negativos:
Adrián. No puedo con él. Entiendo su papel de oposición a Lara pero cada vez que lo mencionan lo mataría. ¿Prescindible? Era una motivación inicial para participar en el Torneo, a pesar de que la propia protagonista parezca que va perdiendo interés en él conforme avanza la novela. Quizás genere rechazo porque nos gustan los héroes y nadie quiere identificarse con el débil. Igualmente me alegro de lo que sucede con él.
El Torneo. La intención Juegos del Hambre se ve bastante clara (esperad a leer la charla con el autor para entenderlo y no acusar de copia), pero creo que no acaba de funcionar. Parece introducir personajes que luego no pintarán nada. De hecho, incluso Lara manipula su funcionamiento pues tiene otros planes.
La adaptación de Lara. Gracias a la luz adquiere habilidades y recuerdos de su madre, lo que acelera el conocimiento de su nuevo mundo. Sin embargo, la facilidad de adaptación que demuestra a esta realidad (la de decidir por si sola) contrasta con la lentitud (por otro lado comprensible) en el plano emocional. Le queda mucho por madurar aunque por momentos de la sensación que ya lo tiene todo bajo control y desorienta.
Antje. Su relación con la protagonista parece algo confusa, de hecho, Lara la vive confundida (por su inmadurez emocional). Aunque por momentos parece que Antje alimente el malentendido, su reacción y el final aclara de qué va el tema.

Puntuación:
No he puesto nunca nota a los libros ni a las películas, me limito a decir si lo recomiendo encarecizamente, si es mejor esquivarlo o si vale la pena darle una oportunidad. Pero creo que quizás los números (como en el cole) sean más claros.

6,5/10
¡Aclaro! A pesar de sus pegas, creo que tiene potencial para ir creciendo, tiene una buena historia de base y merece la pena darle una oportunidad y ver qué nos presenta en su segunda parte.

Anuncios

2 pensamientos en “Luminantes – La luz de nuestro interior

  1. Pues ya me lo dejaras cuando puedas. A ver si Iban tiene suerte y le terminan de publicar la trilogía. Por cierto, me convence mucho el formato de la entrada!

  2. Pingback: Charla con Ibán Roca | Viviendo Cultura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s