Si no te atrapan los zombis, lo hará su lectura – Apocalipsis Z

saga apocalipsis z

Impresionante y brutal son las primeras palabras que me vienen a la mente para describir cómo me he sentido tras leer la última página de la Ira de los Justos. Yo, que soy de las que ve las críticas en las solapas de los libros con frases como “Imprescindible” “Obra maestra” “Un libro que te emocionará” y piensa que suenan a eslogan barato y ya veremos qué tal es en realidad. Si yo tuviera que describir en una palabra los tres libros que componen el particular apocalipsis zombi de Manel Loureiro dudaría entre el “Impresionante” y “Brutal” y me sentiría satisfecha con mi valoración.

Antes de empezar por el principio (que es lo que se debe hacer en estos casos), necesito hacerlo por el final. Un final que desde su capítulo 44, quizás, es vertiginoso, no te deja separar los ojos de sus palabras. Los hechos se suceden sin pausa, sin respiro, la desgracia es inminente y necesitas saber. No puedes parar. Y cuando alcanzas el objetivo, esas tres letras que te indican que tu viaje ha finalizado te sientes eufórica. Parece que quien lleve un chute de Cladoxpan seas tú. Has llegado al final. Pero conforme pasa el rato piensas: “Ha acabado”. No hay más y como toda gran obra te deja un vacío seguido de un ¿y ahora qué?. Brutal, impresionante. Pero no hay más, y te da pena.

apocalipsis z
Ahora sí, desde cero. Un día me dijeron: “Tengo que dejarte un libro, te va a gustar”. No recuerdo si ya había empezado el curso o simplemente estaba algo apática en cuanto a la lectura y lo miré con mi cara de “No sé si estoy yo para libros…”. Y como me conocen tras entregármelo, añadió: “Leete el primer capítulo y si no te engancha, ya te lo leerás en otro momento”. Lo acepté y esa noche, antes de dormir, le eché una ojeada. Tras el primer capítulo mandé un Whatsapp con algo así como “Tenías razón”. Era El último pasajero de Manel Loureiro, un autor nacional que desconocía hasta ese momento. El libro fue devorado. Y acudí a internet para saber quién era este gallego. Y entonces descubrí que había escrito una trilogía zombie. Con lo que me gustan a mí los zombis.

Pasó el tiempo, se iba acercando final de curso, de carrera, de la universidad. Necesitaba algo para desconectar. Ya había decidido hacer un especial zombi en el blog a la que tuviera tiempo, en verano. Recordé esa trilogía y me hice con ella. No iba a leerla de inmediato, pero curioseé el primer capítulo. No hagas nunca eso con un libro de ese autor si no pretendes leerlo en ese momento. Voló Apocalipsis Z. Adoraba su estilo, la manera de hablar de su personaje tan directa, tan natural, tan española en muchas cosas. Engullí Los días oscuros. Y por fin, como una yonqui, devoré La Ira de los Justos. Esto lo escribí tras leer ese “Fin” aunque la entrada la publique ahora. Me sentí eufórica, aunque me supiera mal decirles adiós a sus personajes.

¿Qué es lo que me atrajo de esta trilogía?
apocalipsis-z-el-principio-del-fin-2011-una-n-L-qIjE1o

  1. Me encanta el género zombi. Lamento no ser muy ducha en cuanto a bibliografía y filmografía sobre el tema, aún, todo andará. Pero me fascina. Así que era un punto de partida genial para esta trilogía.
  2. Estaba harta de zombis en Estados Unidos. Lo había hablado mil veces con mucha gente. Una cosa es allí que todo dios tiene armas, y otra en China que habría 1000 millones más de zombis, o España donde no tenemos armas normalmente. Y este libro empieza en Pontevedra. Por fin. No es que tenga ninguna fijación por que el fin del mundo llegue a mi país, pero sí por descubrir un escenario nuevo y conocido en parte.
  3. El estilo del autor. No solo te engancha, sino que es muy cercano y a la vez adictivo. Además tiene sus golpes cómicos que me han hecho reír en más de una ocasión. ¿En medio de una apocalipsis zombie? Pues sí. Maldiciones, sarcasmos y una descripción muy viva.

A estas alturas no sé si es muy necesario hacer una sinopsis de la trilogía, pero lo haré, porqué no. Todo lo que pasa, por lo menos en el primer libro, lo vemos a través de los ojos de un abogado de Pontevedra. Asistimos expectantes y sin entender qué está pasando, al fin de la humanidad. Su protagonista no es un sheriff ni un rambo. Es un tío normal, acojonado que no sabe qué hacer. Y que tiene un gato. No, no es un detalle superfluo, Lúculo es fundamental. Seguimos su camino desde que decide abandonar su ya no tan seguro hogar hasta Vigo. Allí conocerá a su fiel compañero, Viktor Pritchenko (al principio crees que no podrás recordar su apellido pero acaba siéndote tan familiar como un López). Y poco después (poco para tí, lector, que engulles palabras, pero no para ellos, para los que cada día es interminable) se les unirá Lucía.

Manel Loureiro, autor de la saga Apocalipsis Z

Manel Loureiro, autor de la saga Apocalipsis Z

Personajes

  • Nuestro protagonista es este abogado de Pontevedra que practica submarismo y tiene un gato persa rojizo. Reponiéndose de un duro golpe en su vida se encuentra con el fin del mundo. Es un hombre brutalmente normal. Tu vecino, tu mejor amigo, tú mismo. Se equivoca como el que más y muchas veces piensas: “tío, ¿cómo coño lo has hecho para seguir vivo?”. Pero lo va consiguiendo, con ideas buenas y cagadas épicas. La gente normal no está preparada para que se acabe el mundo tal como lo conocemos y tener que enfrentarse a hordas zombis. Un tío realista a pesar de estar rodeado por No Muertos y no saber qué está pasando ni que debería hacer. Con algo de suerte y un sarcasmo muy necesario para afrontar su nueva realidad. Solo una cosa me inquietaba de él: su nombre. Al estar escrito en primera persona, los personajes no suelen decir, hola me llamo tal. Y de alguna manera era un poco obsesivo, aunque no fuera importante, aunque puedas acabar adivinándolo por otras cosas.
  • Viktor Pritchenko era necesario, sobre todo si el prota es un simple abogado que lucha por salvar su culo y el de su gato. No tendrás mejor compañero que él y lo que más me gusta es que su presencia y aparición en la historia puede ser creíble. No es como vas caminando y te encuentras a un rambo porqué si y de paso experto en artes marciales. Ucraniano, no ruso, alabado sea su bigote.
  • Lucía… Algo antes de que apareciera, el protagonista como hombre que es, empezaba a preguntarse si no habría sobrevivido ninguna mujer. Cuando hace su aparición solo pude pensar: “Qué cabrón, qué suerte que tiene”. Sí, el mundo está lleno de zombis, sobrevivir un día más es casi misión imposible, pero maldito suertudo. Todo lo que tiene de tenaz lo tiene de metepatas, la chica, por joven y lanzada. Hacía falta una mujer.
  • Lúculo. Gato persa, rojizo y ligón. La mitad de veces te preguntas: “¿en serio?”. Pero sí, nadie deja atrás a Lúculo y llega un momento que sabes que, como el perro de Lost, será el único que sobreviva seguro.

Estilo
He comentado algo de su estilo antes. Trabaja muy bien los personajes y logras empatizar en seguida con el protagonista además de no solo alimentar sino engrosar tu curiosidad. Conforme avanzas en la lectura necesitas saber más y más. Es muy ágil y no describe nada que sea superfluo. Hay veces que da incluso miedo, ¿cómo puede explicarte tan bien sensaciones que no puede haber experimentado? Porque o yo me he perdido algo o de momento los zombis que hay por España son los que vamos con el smartphone por la calle. El estilo entrada de blog/diario del primer libro es muy atrayente y te hace en seguida cercano al protagonista. Luego cambia, era necesario, pero siguen siendo los capítulos en primer persona del prota los mejores.

Si a estas alturas no estáis mirando cómo haceros con los libros (que son baraticos en su edición de bolsillo), os lo pongo aún más fácil (no, no voy a hacer publi de sitios donde los vendes, que cada uno se busque la vida).

icono_like__facebook__png_by_juula3014-d5eerekLo mejor

  • Nuevo escenario, nuevas aventuras. Zombis en España y creedme, hay momentos muy españoles.
  • Su protagonista. Hay veces que piensas: “este tío es idiota”, pero es que este tío podría ser cualquiera. Se le coge en seguida cariño y le darías un capón cuando la caga y lo ves al borde del desastre. Su naturalidad y cercanía.
  • Las descripciones, sobre todo de las sensaciones. La interioridad del personaje y sus impresiones están tan bien trabajadas, me parecen tan reales, que me da miedo y todo. Llegas a sentir el caso en ti.
  • El humor. De verdad, habrá momentos que te darán ganas de llorar, estarás en tensión, sufrirás, pero ese humor suyo que sobresale a las circunstancias de vez en cuando es muy sano y le da un toque increíble a su obra.

Facebook-DislikeLo peor
Sí, no hay nada perfecto en esta vida y todo tiene pegas, por pocas que sean.

  • El segundo y el tercer libro pierden el ritmo a veces y curiosamente lo pierden cuando el capítulo se centra en otro lugar. Quizás ha sido cosa mía, pero los capítulos que no son en primera persona a veces se hacen más lentos, aunque sin llegar a costar. En este viaje hemos entrado con un abogado y con él es con quien te sientes más a gusto.
  • Los coreanos. Vale, sí, tiene su sentido, sirve para que sea el apoteosis brutal pero… pffff Me han dado mucha pereza. Que te descubren algo que no sabías, vale, pero después todo el mundo se da cuenta de ello. Yo creo que no nos hubiera pasado nada si no hubieran salido.

Puntuación: 9,5/10
Le pondría un 10 porque me ha encantado, me ha enganchado como hacía tiempo que no conseguía un libro, peeeero, como nada es perfecto, los coreanos le quitan medio punto. (Seamos sinceros, es por ponerme tonta, para mí es un 10 y más os vale que los leáis y admiréis como yo).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s