Mentiras que te cuentan en el instituto

Imagen71

Normalmente cuando escribo algo sobre la educación de España lo hago para quejarme, principalmente, que no sea de calidad y encima cada vez más cara con menos ayudas. Así que suelen ser entradas de tono “reivindicativo” o siendo claro “de estar hasta los mismísimos”. Ésta no va a ser así. Sí me voy a quejar, como no, pero también quiero dar algún consejo basado en mi experiencia. Esta entrada esta enfocada a todos aquellos que están en el instituto aún, en los últimos cursos, sea cuarto de la ESO o bachillerato. De los que ya pasamos eso hace tiempo, puede que algunos os resulte familiar algunas de las cosas que voy a decir.
Sigue leyendo

Anuncios

Educación política

Fuente
Eso es lo que le falta a España. Aunque en la foto se hable de Obama, vale para cualquiera. Rajoy que es nuestro caso, sobretodo. Y no me refiero a que nuestros políticos no se insulten y sepan inglés, que también, sinó a que nuestros votantes sepan qué hacen.

Viendo como va el país, a peor, me pregunto: ¿la gente que votó al PP qué estará pensando? No me refiero a su votante-tipo, hablo de los que estan enmedio, los que les da igual PP que PSOE y cuando uno lo hace mal ponen al otro y listos. La gente de a pie que ve que el dinero que necesitan se lo dan a los bancos mientras a ellos les echan de sus casas, que les recortan derechos, los que sale más a cuenta caminar que coger el transporte “público”, los que tienen hijos que estaran en clases masificadas, los que no se jubilaran hasta los 67 a cambio de no quiero saber que pensión. Y un largo etcétera, esa gente. Porque vosotros, lo digáis o no, habéis hecho intratable al PP, intocable, le habéis dado poder suficiente para jodernos con carta blanca. Sois vosotros, sus votantes de siempre no le llegan para mayoría absoluta.
Y no es cuestión solo del PP. ¿Por qué PP y sino PSOE? ¿Por qué PSC y sino CiU en Catalunya? Si sus votantes no veis como nos va gracias a vuestros votos, apaga y vámonos. Hay que cambiar la mentalidad y dejar de regalarles licencias para putear a su antojo.
Nuestra clase politica está corrupta desde sus cimientos. Tramas urbanísticas, malversación de fondos y encima salvando a los bancos. Bancos de los que forman parte. Enchufismo colocando en puestos de altos directivos y moviendo pasta al marido, hermana, cuñado o primo. Y son todos los partidos. Y los pequeños que no estan metidos en el meollo, ¿qué? No los votan porqué nunca ganaran. Preocupaos por la gente, haced buenos programas, daros a conocer. Nuestros políticos dan mucho asco y hace falta una renovación urgente y total. Faltan alternativas sólidas y cambiar nuestro manipulado sistema electoral. Se necesitan nuevas opciones claras.
Ya dije que no soy de manifestaciones pero las veo necesarias. Hay que decir que no nos gusta lo que hay, pero, ¿sirven ahora mismo de algo? Los políticos se descojonan, tanto sean 100, 1000 o 100000 personas. Es vergonzoso. Encima mandan a la polícia para que se lie a palos. Ahora mismo creo que las manifestaciones han perdido su poder. Nadie escucha. Incluso hay quien arremete contra los manifestantes. ¡Eh tú!, que lo hacen por ti también.
Falta educación política. No aprenderse todos los ministros y presidentes extranjeros. Hay que conocer las reglas del juego sino no venceremos nunca.
Por eso yo creo que en vez de organizar manifestaciones, que gracias a las redes sociales las tienes montadas en un momento, se debería organizar otro tipo de acto. Educar a la gente, explicarles como funciona la política en nuestro país, cómo pueden ellos convertirse en actores políticos, qué mecanismos hay. Aprender a leer programas políticos y saber si dicen algo o solo venden humo. Menos manisfestaciones y más educación. Porque las manifestaciones se han convertido en un recorrido donde se gritan frases y poco más. No quiero lemas que quedan bonitos sonoramente y poco más, pido educación.
La gente debe recuperar el sentido común y volver a aprender hasta lo más básico. Los políticos no están por encima de nadie, no son seres superiores, nuestros votos les dan el poder, sin votos no existen. Deben estar a nuestro servicio y no alrevés. Hace falta recordarlo, tomar posesión y dejar claro que no nos gusta como se comportan los políticos y sus chanchullos. Queremos transparencia y que cuiden de nuestros intereses, no los suyos. Y si eso no es así, cuando toquen elecciones, con educación política, castigar a aquellos que no cumplan con su deber.

Pasarse de listo tiene precio

 
 
Una cosa es ser listo, otra un listillo y otra ser inteligente. En España parece que los listos/espabilados son los que tiran adelante, de listillos está lleno y si intentas cultivar tu inteligencia no interesa.  David Jiménez hablaba en su blog del triunfo de los mediocres en España. Santa razón. Así que cuanto menos sepas, mejor. Claro y en botella. Si aún así te encabezonas en formarte en un país como España, toca pagar.

Con estos temas peliagudos no me gusta generalizar porque no tengo toda la información así que los baso en mi experiencia directa. No sé cuántos pueden estar en una situación como la mía pero que el ejemplo sirva para ilustrar una realidad como otras tantas.
 
Cuando decidí empezar una nueva carrera mientras luchaba por acabar mi licenciatura me condené sin saberlo. Valga decir que mi universidad para informarse hay que dar muchas vueltas, no te cuentan las cosas de primeras. Este año está elegido para ser El año, si todo va bien por fin me quitaré de encima mi licenciatura en Periodismo. Eso me deja dos años por delante para hacer tranquilamente mi grado. O no.
 
 
Mi jugada que tan buena me parecía en un principio (simultaneidad de estudios para acortar tiempos y sacarme 2 carreras) se encontró una primera putada. Resulta que en España hacer dos carreras no está premiado, más bien al contrario. Una vez tienes en tu poder la primera consideran que ya tienes más que suficiente así que, si quieres otra, tendrás que pagar más. Un recargo en el precio de los créditos de regalo. Más estudios = mayor coste. En todo caso hablo de la pública, que quede claro, no tengo dinero para ir a una privada.
 
Por suerte encontré como salvar el obstáculo, una especie de beca-trámite que solicitas y quedas exento de pagar este suplemento en el precio de la matrícula. Win para mí. Entonces me surgió una duda, ¿podría pedir esto y a la vez la beca “normal”? Entonces me iba a enterar de la trampa definitiva.
 
Antes de proseguir, como muchos sabréis con la crisis el PP ha decidido  que lo pague la sociedad con su educación y su sanidad. Que el desarrollo del país se vaya por la cloaca, solo los que tengan pasta podrán tener lo que debería ser de todos. 
 
A nivel de educación se traduce en aumento en el precio de las matrículas, aún no sabemos cuánto, pero no será poco. En mi primer año de grado pagué 900€, el segundo casi 1500€, no quiero saber el precio del tercero…
 
 
La trampa definitiva. Cuando me informo si es posible pedir la exención del aumento y a la vez la beca me responde Gestión Académica:
 
“Respecto a la compatibilidad de la beca de movilidad y la del recargo por segunda titulación, uno de los requisitos de las becas de movilidad es no tener título del mismo o superior nivel al nivel de estudios para los que se pide la beca. Por lo tanto, serian incompatibles”
 
 
Estupendo. Hacer dos carreras te cuesta más dinero y sin ayudas para costearlo. Moraleja: ni se te ocurra osar intentar que en tu currículo figuren dos títulos universitarios si no tienes dinero para pagarlos. Primero nos dejan luchando por ganar cada euro y luego te dicen oh, estudiar vale dinero. Enseñanza pública… para sus hijos y no para todos.
 
Lo que más rabia me da es que consiguen lo que pretender: ahuyentar a la gente que quiere estudiar. Es cierto que muchos no van a querer hacer dos carreras, solo la suya, pero la suya cada vez será más cara, ¿la gente que opta por la pública porque no puede permitirse la privada podrá costeársela?
 
Mi hermana tiene dieciséis años, acaba la ESO este año y elige Bachillerato. No sabe que quiere hacer después de eso, la universidad no le hace demasiada gracia. Es lo que quieren. A mí me vendieron en el instituto que un futuro mejor y más prometedor pasaba por la universidad. Hoy en día eso no parece tan claro: cada vez más caro, menos pública, menos recursos y con la única garantía del paro postgraduación.

Derecho y no obligación



Soy de ese tipo de persona que está segura que su voto no cambia elecciones, así que tiene poco o ningún peso. De hecho hasta hace poco no votaba porque consideraba que no venía de ahí, con el actual panorama he aprendido que esa era una concepción errónea y que, aunque mi voto no suponga un cambio, es importante y debe estar.


Siguiendo una línea similar, tampoco creo que las manifestaciones de hoy en día sirvan para nada más que para que los medios digan que habían 3.000 personas, el gobierno 30 y quien la organiza 300.000 asistentes. Sin embargo, considero que es fundamental que haya gente que sí crea en ellas y las haga. Si todos fueran como yo íbamos a ir apañados. Así que estoy a favor de que se hagan, aunque yo no crea en ellas. Lo mismo con las huelgas.

Antes de seguir quiero hacer un breve inciso sobre la actualidad catalana, concretamente de Barcelona. Mi voz no tendrá fuerza pero por lo que a mi respecta censuro aquellos medios que han demonizado a los trabajadores de TMB (Transports Metropolitans de Barcelona) por convocar una huelga la semana del Mobile World Congress 2012 en la misma Barcelona. ¿Qué se han pensado? Una huelga es una acción radical – entendido como última opción de ser escuchados agotado el diálogo ya – para llamar la atención sobre una situación que no está bien, que alguien sufre, y que espera que así, la gente vea y se tomen medidas. Si estos trabajadores la convocan un domingo, se rien de su cara. Oh, es que el Mobile World Congress da muchísimo dinero y prestigio a la ciudad… ¡por supuesto! ¿A qué les han oído entonces? Es la fiinalidad, quien no llora no mama, y hay que molestar mucho para que te hagan caso. Además, me parece criminal que con las subidas anuales que sufrimos los usuarios del transporte “público” esta gente tenga que quejarse porque no ven sus sueldos o cobran una miseria. ¿Dónde van a parar esos aumentos de precios?


Cierro mi inciso que se alargó de más. Hablaba de huelgas y manifestaciones. En el caso de estos trabajadores han sido escuchados, no sé si los que les hayan prometido será suficiente o no, pero se hicieron notar. Pero, ¿qué pasa cuando es una huelga de educación? ¿O contra la reforma laboral, o por el corte de nuestros derechos? Mi imagen mental es clara: los que mangonean y, disculpen la palabra, putean, se fuman un puro y se echan unas risas. Aún así, que se atraganten con sus risas, es necesario que haya quien se movilice.


Ahora al quid de la cuestión: existe en nuestra Constitución recogido un derecho a la manifestación y huelga. Muy bien. Pero, ojo, un derecho, al que la gente puede acogerse o no. Y esta entrada, aparte de filosofear de todo un poco, viene a hablar de aquellos que no lo ven así. Estos días hay convocadas huelgas en mi universidad por lo menos, imagino que es más o menos extensivo. El tema es, y ¿los que no tienen de qué quejarse, están en contra de la huelga y quieren hacer clase? Se fastidian. Y saldrá quien queráis a decir que no blabla. Los llaman esquiroles. En el momento que les han puesto un nombre, empezamos mal. Piquetes. Otra palabra clave. 

Sinceramente, no lo comparto. De igual manera que apoyo y considero básico que haya quien se movilice pues, la educación como otros aspectos de la vida social se está yendo al garete y al final ni podremos pagarla; también apoyo – crea yo que se equivoquen o no – y respeto que haya quien esté de acuerdo y con lo cual quiera ir a clase a recibir su docencia. Que se lo impidan es directamente incoherente con la queja que manifiestan. No queremos que nos dificulten e impidan estudiar, pero no dejas que tu compañero que no está de acuerdo con la huelga vaya a clase. Pues no. Existe el derecho, no la obligación. Y se debe respetar la decisión de quienes piensan diferente a ti y quieren seguir su rutina académica, aunque no estés de acuerdo con su decisión.

Cuento Ruso

 

El castellano está lleno de frases hechas muy útiles para el día a día. Cuando algo no nos cuadra o creemos que nos quieren vender gato por liebre (¿véis que útil?) solemos decir “eso es un cuento chino”. Pues en el caso de la Unión Europea también es un cuento, pero ruso. Espero que este interesantísimo vídeo os deje claro el porqué.


 

 

¿Quién es este Vladímir Bukovski? No es difícil encontrar información sobre este señor, basta con buscarlo en Wikipedia para obtener cuatro datos:
  • Este hombre nació, vivió y sufrió la Unión Soviética en todo su apogeo.
  • Ha pasado 12 años, en total, en prisión, campos de concentración y centros psiquiátricos.
  • Pasó a Occidente documentos sobre los tejemanejes del Partido Comunista durante el juicio de Moscú.
  • Es crítico con el gobierno de Putín, la tortura en Guantánamo y Abu Ghraib y las cárceles secretas de la CIA.
Así que como primer paso, parece una voz autorizada para hablar sobre la Unión Soviética y criticarla abiertamente, pues la ha vivido en sus carnes.
 
Críticas a la Unión Europea
 
Muchos se quejaron ya, cuando nos metieron en este circo que nada bueno podía traernos. Y subieron los precios pero mira, era cómodo para viajar por Europa y parecía que tenía que ser bueno para competir con el dólar. Los problemas surgen cuando con la crisis explota todo, y también las economías. Irlanda, Grecia, Portugal, España, Italia en el punto de mira  con Alemania y Francia apretando. Y pasa, Yorgos Papandreu, ex primer ministro griego, ante la urgencia económica de su país intenta plantarse. Referéndum para seguir en el euro o no. Haber preguntado antes de entrar. Y se moviliza el mecanismo de la Unión, Papandreu salta por los aires y hasta el mafioso Berlusconi ha saltado. ¿Qué mafia es esta? Mi profesor de economía nos lo dijo bien clarito: “si Grecia se va del euro, España, Italia, Irlanda y Portugal se van de cabeza. ¿Eso que supone? El 40% del mercado de exportaciones alemán” Voilà, como dirían los franceses.
 
Así que este rollo de la Unión Europea no es más que un cuento, ruso, y nos va a costar el cuello a muchos. La crisis deja al descubierto el tinglado, pero, ¿y ahora qué?
 
Más claro agua

Gracias a Carmelo por colgar este vídeo en Facebook, es necesario ver estas cosas.

País de borregos e idiotas

La insultante victoria del PP motiva a miles de jóvenes a acabar sus carreras y masters pronto y rápido e huir del infierno azul
 
El 20N volvió a demostrar porque España aparte de ser un país de pandereta también lo es de borregos e idiotas. El partido ultraderecha centroderecha PP ganó con mayoría absoluta de récord, el PSOE se hunde en la mierda (como el país vamos) y Bisbal ministro (capaces serían). Aunque era crónica de una muerte anunciada no duele hasta que estás muerto. A los españoles les gusta ser puteados. Oh, se me olvidaba, felicidades a todos los pijos, franquistas, yayos y peperos por el engañabobos, super efectivo.


 
España sigue en su afán bipartidista destructor, y al final votan los que votan. Llega un momento que te planteas: si la mayoría de tu país (que vota) no tiene moyera, ¿es bueno para el país que se decida por mayoría? “Democracia”, I know. Ley electoral mejorable y demasiada oveja de pocos pastores.
 
Catalunya, a nivel particular, la monda. En Barcelona el PSC y en general CiU. Sí, ese partido que recorta educación (no sé para qué, tampoco es que sea amenazante el nivel de la gente) y en sanidad. Muy bien catalanes, votemos por el harakiri.
 
El mapa general español tampoco es que sea alentador. Mires donde mires encuentras gaviotas que amenazan con sacarte los ojos. Ay, España, y pensar que parecía que no podías dar más pena, siempre superándote a ti misma. La condena del país, el peso que la hunde acaba siendo mayor el de la propia gente que el de los políticos. Genial.
 
Hay una pequeña esperanza, la luz de que no todos los españoles sean ciegos, sordos y gilipollas aparte de carecer de memoria histórica. IU sube, el congreso tendrá 13 partidos (aunque con una mayoría azul PPCiU ya veremos de qué sirve). Hay gente que ha entendido la situación del país, pero son tan pocos…
 
Lo de los votos blancos, nulos y abstencionismo… no hay calificativos, lo que pase después no os quejéis. Es de no tener vergüenza.
 
Y el país sigue apestando como cuando liberales y conservadores se turnaban de mutuo acuerdo: ahora dos legislaturas para el PP y otras dos para el PSOE y repetimos. Cada vez apesta más.
 
¿Y ahora qué? Mi entorno lo tiene claro y es unánime: durante como mínimo 4 años no me busquéis en España. Porque estamos en crisis, porque no hay un duro, que sino… estampida al extranjero. Muchos jóvenes ven su futuro no negro, azul. Y eso da mucho más miedo.
 
 

20N: en busca del voto útil

 

Queda justo un mes para las elecciones generales del 20N en España. Que quede un mes puede no parecer importante como para hacer una entrada, pero hoy quiero que todos los que lean esto por lo menos piensen en ello. Un mes es mucho tiempo para reflexionar y replantearse las cosas.


 
Puestos a ser negativos, no merecería la pena ni hacer el esfuerzo pues hace meses que las encuestas dan la victoria al PP y con números abrumadores. La política no me gusta demasiado, pero una vez hice una asignatura de comunicación política y hablamos de este tipo de encuesta. Cuando por adelantado se dice quien va a ganar pueden suceder dos cosas: que simplemente la gente se desanime y diga “Si van a ganar para qué voy a ir a votar, haga lo que haga, pasará” y no voten y gane quien preveía la encuesta; o ante unos resultados que no gustan, la gente se movilice y clame “¡Por encima de mi cadáver!” y se active la masa indecisa o abstencionista y cambien los resultados.

 

 
Así que importa relativamente las previsiones, lo que sí que importa es que se hace con ellas: moverse o rendirse. Reconozco que soy de las de “mi voto no va a cambiar nada, así que da igual si voto o no”, pero tal y como están las cosas, me niego a seguir así. Porque las cosas están muy mal en este país. No solo no levantamos cabeza sino que encima sufrimos recortes de áreas vitales como sanidad y educación. ¿Y queremos que suba un partido de derechas como el PP? ¿Qué pasa, estamos locos o qué?
 
Ojo. Con esto no digo, para que no salga PP vota PSOE o quien sea. No pienso hacer propaganda para que se vote o no a nadie en concreto, ni que me pagaran. Lo que quiero es que se vote y bien, con cabeza. Aunque se diga y se tema que en España queda poca cabeza ya. Hay que ir a votar. Por tantas razones… porque ha costado mucho tener un sufragio universal, ha muerto gente por ello, y no lo banalicemos, hay países donde sigue muriendo gente por unas elecciones. Y nosotros nos quedamos en casa con el culo en el sofá. Se acabó dejar pasar las cosas.
 
Porque hay un sector de la población que cree que no votar, que elevar los porcentajes de abstencionismo a números patéticamente históricos es una queja contra un sistema político corrupto. Con todo el respeto, es una idiotez.  La abstención es el método más fácil y eficaz de reproducción de la corrupción política. Si no se vota, ganan los de siempre, hacen lo de siempre. Encima, además de no votar, se quejarán de lo que pase. De eso nada, para quejarte vota, y vota de manera útil.
 
 
¿Qué considero votar útil? Para mi un voto útil es aquel que tiene algún sentido, de ahí lo de útil. Obviamente primero están las inclinaciones políticas de la gente, contra eso no se puede ni debe hacerse nada. Podrás entenderlas o no pero este es un país libre, o eso nos dicen. Pero esto va enfocado a los que votan por inercia o ni votan. Las cosas van mal, hay corrupción, los partidos no son de fiar. ¿No será que nos hemos vuelto cortos de miras? A las elecciones se presentan más partidos que PP y PSOE. Y entonces llega el “pero los demás no ganarían nunca”. Si no les votan, nunca. Hay que huir del bipartidismo. Abrirse a otras opciones.
 
Que los de izquierdas llorarán si sale el PP, pero es que los de derechas votan siempre, y es verdad. En los resultados queda claro. Y los “de enmedio” se quejan de que PP y PSOE son dos caras de la misma moneda, que son todos unos chorizos y que no hay nada que hacer. Sí la hay: vota a otros partidos. Existe una iniciativa llamada No Les Votes. Su objetivo es evitar que la política española se reduzca a PP, PSOE (y CiU en el caso de Cataluña).
 
 
Es una manera de enfocarlo y no creo que se equivoquen. En mi opinión, hay que votar, y no a los partidos grandes. Entonces, ¿votamos a los pequeños? Una amiga me dijo que votar al partido pequeño de turno es como tirar el voto. Y pensé en ello. No pretendo, ni mucho menos insultar a nadie, ni partidos ni votantes, pero un partido que su único programa es luchar contra una cosa (sea antitaurino, defensa de animales o similares), no dispone de un programa para gobernar un país, así que ellos mismo se presentan como complemento y no opción a gobierno. 
 
De manera que, y ya para concluir (suerte que no me gusta la política porque me extendí más de lo esperado), lo resumiría en tres puntos: 1) hay que votar, sin excusas 2) no votemos a los partidos grandes, que ya sabemos como se las gastan (dinero a los bancos, recortes sociales, y eso lo hacen todos los grandes) 3) busquemos e impulsemos, por una vez en la vida, un partido con programa, que rompa el bipartidismo y puede que así, las cosas vayan mejor.
 
 
He leído por ahí, y me parece muy correcto, que los partidos sin votos, no son nadie. Se creen superiores para putearnos, reírse en nuestra cara y mangonearnos, pero en la democracia que se supone que tenemos, sin votos, no tendrán poder para hacerlo. Así que deja de ayudar a que te hagan la vida imposible.




¿Becas?

Cada año muchas familias esperan con ansía el momento de enviar su solicitud de beca para los estudios de sus hijos (tanto sean primarios, secundarios o superiores) y aunque llegan con el curso acabado, suponen una ayuda para el siguiente o para la economía familiar.
Siempre nos hemos quejado de la incongruencia de que una beca para material escolar, pongamos para el finalizado curso de 2010-2011, se ingrese en abril o mayo, con el curso acabado. Pero si bien dice el refranero español que más vale tarde que nunca, ahora el problema es otro.
La crisis, demósle a ella el protagonismo por ahora y no a los partidos, ha puesto las cosas muy complicadas. Hay menos dinero para todo, las familias van aún más apuradas y una beca puede resultar un respiro. Pues ahora, digan lo que digan, hay menos becas y peores.
Aunque un caso no hace la regla, tampoco es bueno generalizar, así que mi queja la construiré a través de los casos que conozco de primera mano.
 
La enseñanza pública tiene la ventaja, como todos sabemos, que no se paga por estudiar, se abona “solo” los materiales escolares, excursiones y gastos de esa índole. Es así en primaria y secundaria. Así pues, matricular a tu hijo para cursar 3º de la ESO te cuesta el precio de los libros de texto (no es así en todas las comunidades autónomas, pero sí en Cataluña, en general). El valor medio de los libros puede rondar los 200€ facilmente, más caros conforme mayor es el curso. Hay quien los pide a conocidos, pero aún hoy comprarlos es la opción mayoritaria.
Así pues, se abona esa cantidad en verano o a principio de curso y se tramita la solicitud de beca esperando un pellizquito cuando ya ni te acuerdes de esos 200€. El caso que conozco, la beca ha sido aceptada ¡bien! Es el primer obstáculo a superar. Aún no ha sido ingresada, aunque estamos a mediados de julio y corresponde al curso anterior. Y entonces hablamos de su cuantía: 85€. Bueno, en realidad, 85€ de los 105€ máximos otorgables.
Como suele decirse hay de todo en los caminos del señor: una gran cantidad de población lleva a sus hijos a colegios públicos porque no puede permitirse un privado. De entre esa cantidad, hay gente que incluso tiene problemas para hacer cargo de los gastos derivados de material escolar o salidas académicas. Si logran la beca, la ayuda que reciben, sí, es una ayuda, pero es del todo insuficiente, ni siquiera podrán hacer frente al pago de los libros del siguiente curso.
Una viñeta para ilustrar las dificultades de la beca, sea del nivel académico que sea:
Subamos un escalón más. La universidad. Por muy pública que sea, existe un precio de matrícula, entre 800-1000€ como muy barato. En estos casos una beca es muy necesaria, sobretodo teniendo en cuenta que muchos estudiantes deben trasladarse de ciudad o gastan mucho dinero en trenes y autobuses para llegar a la universidad.
Vale, hay gente que vive a 5 minutos y no es nada. Pero el precio de la matrícula ahí está y otros muchos se dejan un dineral en transporte. Y pides la beca. Y te la dan o no y más o menos sí, satisface lo que esperabas y vas tirando.
En algun momento comenté que curso dos carreras a la vez, no por gusto ni masoquismo directo – aunque esto no interesa ahora –, pero el tema es que mi gasto son 2000€. Para pedir la beca debes cumplir una serie de requisitos, haber superado o matriculado cierto número de créditos es uno de ellos. El año pasado cursé muy pocos créditos para acabar el primer ciclo de Periodismo, así que este año no podía pedir la beca. No importa que este año lo matricule todo, ni que haya una carrera nueva por la cual no tendría que afectar esto de los créditos. Ni sale más barato hacer dos a la vez, ni opté a beca. Boloña por su parte ha acabado de ayudar en otros aspectos.
Hace falta más ayudas y más cuantiosas. No puedes recortar ayuda a la gente cuando peor van y menos dinero entra en casa. ¿Cómo se van a financiar los estudios si no hay de donde sacar y la enseñanza pública no lo es tanto? ¿Quién sacará este país adelante si los que ahora estudian tienen que dejarlo para trabajar? No interesa, arriba no interesa, abajo nos interesa y mucho. Porque nos formamos como inversión de futuro. Y esta visto que si en este país no te valoran, la gente se busca la vida. Recortar abajo no sirve para echar el país adelante, un país de idiotas sin personalidad es práctico, pero cae por su propio peso.

Trabajar: cuestión de experiencia y títulos

En estos tiempos de crisis encontrar trabajo se ha vuelto no menos que misión imposible (irónico porque Tom Cruise estrenará la enésima entrega de la película, pero eso no viene a cuento ahora). El verano siempre fue la temporada por excelencia para encontrar un trabajito temporal de tres meses por lo menos.
Pues eso se acabó, por lo menos en España. Cierto es que hay gente que consigue trabajo y se pasará el verano dando el callo, pero los números del paro y las noticias de despidos masivos auguran un destino inocupado para una mayoría. Solo hace falta salir a la calle para darse cuenta. El año pasado muchas tiendas y negocios exhibian sus anuncios de “Se busca…”, este año raramente encontrarás un cártel así. Si preguntas, te ponen mala cara: no, no buscamos a nadie.

Está difícil, pero no hay que perder la esperanza. Internet te ofrece el sencillo acceso a multitud de ofertas de todo tipo de empleo y de cualquier sector. Por citar algunas de ellas, se encuentran por ejemplo la página infojobs.com, laboris.net o trabajar.com.

Este tipo de portal facilita mucho la búsqueda. Utilizando la opción búsqueda avanzada puedes elegir la ciudad, población, sector, puesto de trabajo, experiencia, nivel de estudios, sueldo o jornada. Solo tienes que registrarte e introducir tu currículum y parámetros de búsqueda.
Aquí surge un nuevo problema: tipo de oferta con el que te vas a encontrar. Hay quien introduce su currículum, mejor o peor elaborado y se apunta a cuántas ofertas encuentra esperando que alguna caiga. Pero si te pones a mirar las “recomendaciones” (exigencias o barreras para convertirte en candidato) la cosa se pone muy fea. Experencia 1, 2 o 3 años, título de tal y cuál. Y eso en una oferta, y otra, y otra y otra. Puntualicemos, este tipo de “recomendaciones” las veo en puestos de trabajo como dependienta, secretaria, auxiliar de administrativo, recepcionista e incluso auxiliar de dependienta.
 
Pongámonos a nivel personal. Tengo 22 años, estudio dos carreras (tercer y primer curso de cada una, ambos aprobados y hechos a la vez), tengo un nivel considero que aceptable de inglés. PERO… no he trabajado nunca. Con lo cual, no tengo experiencia, no tengo títulos, no tengo nada. El verano pasado busqué infructuosamente un primer trabajo, pero la cosa no salió y solo recibí una llamada de entrevista que no pasó a mayores.
Estamos en crisis, no hay ofertones, trabajaras más de los que cobres, te explotaran, limpiaras mierda si hace falta. Ok, no me parece bien, pero me apunto sabiendo lo que hay. Pues no. Ni dependienta, recepcionista, en supermercados, en tiendas de diversos sectores, nada. No hablo de puestos de camarero, la experiencia exigida es tan elevada que sería hacerles perder tiempo a ellos y a mi.
Esta viñeta de Cuánto Cabrón que lo ilustra a la perfección:
 
Así estamos muchos jóvenes españoles. No creo que sea menos apta que alguien que tenga dos años de experiencia en una tienda, vale, tengo que aprender, pero una vez te explican lo básico, ¿no vas a saber hacerlo? Da rabia lograr cursar dos carreras universitarias a la vez, aprobar ambos cursos y sin embargo que consideres que no eres apta para un trabajo porque no tienes experiencia o un FP concreto de oficios, en general, al alcance de todos.

Sociedad

La sociedad tiene dos caras. La que nos enseñan y la que se vive. Desde aquí se comentarán noticias o informaciones de la sociedad desde un punto de vista crítico. Uno no puede creerse todo lo que ve o lee. Todas las opiniones son aceptadas siempre que se hagan des del respeto y con conocimiento de causa, si no estáis de acuerdo con alguna entrada sentíos libres de opinar, puede que me equivoque. Esta sección busca criticar o denunciar ciertos aspectos y debatir sobre otros, no pretende vender como verdad absoluta lo que se diga, es solo una cara más de la realidad.



Páginas de la sección

 
 
Estando como estamos ahora, que cada vez hay menos dinero para todo, las becas en educación pasan de ser necesarias a imprescindibles. Y justo en este momento es cuando más racanea y se retrasa de todo. Este país necesita que sus estudiantes sigan adelante y no tengan que preocuparse por como cuanto cuestan sus estudios y si su familia puede hacer frente a ellos.
 
————————————

 

 
Buscar trabajo en tiempos de crisis es cuanto menos que utópico. Ni siquiera en verano donde solían abundar las ofertas. Las exigencias de experiencia que no logramos pues no nos contratan nunca o títulos que aún no hemos acabado nos presenta un futuro incierto. Hay necesidad de trabajo, pero no oportunidad, aunque estes dispuesto a lo que sea.
 
————————————