Zombis, piruletas y ¡acción! – Lollipop Chainsaw

lollipop-chainsaw-wallpaper-sm (1)

Me imagino a Goichi Suda, director ejecutivo de Grasshopper Manufacture, convocando a su equipo. Cuando los tiene a todos en la mesa les dice: “Vamos a sacar un juego de zombis” y todos lo miran con cara de: “¿Otro juego de zombis?”. Y el tío, que para algo es el que maneja el cotarro en la empresa, sonríe y les dice: “El nuestro será diferente” y se dirige a uno de los allí presente: “¿Qué es lo que más vende?” y el sorprendido contesta: “¿El miedo?”. Suda se levanta, mira a sus compañeros y responde: “La violencia. Para matar a los zombis hay que ejercer violencia, pero no cualquier tipo. Tendremos algo bestia”. “¿Una katana? ¿Dos katanas? ¡Katanas gigantes!”, grita uno emocionado. “No”, responde Suda, “una motosierra, quiero mucha sangre. Y nada de sheriff, ex-militares, científicos, ni tipos duros. Será una chica”. “¡¿Una chica?!”, exclama la sala. “Una animadora, una deliciosa, joven y semi-desnuda animadora rubia, de grandes pechos y buen culo. Vende la violencia y vende el sexo. Y ya que estamos, pondremos algún minijuego deportivo, son divertidos”.

Quizás la idea no fuera de Goichi Suda, es posible que nunca se diera una reunión así, pero ¡eh! no me parece tan disparatado. Porque el Lollipop Chainsaw tiene todo eso, y mucho más.
Sigue leyendo

Mi XBOXtería


No soy muy rápida pasándome juegos, de hecho, o es muy fácil o tengo ayuda o tardo una eternidad en llegar al The End de alguno. Así que a pesar de la locura de ofertas que de vez en cuando nos atacan desde diferentes webs/tiendas, intento seleccionar juegos y prefiero pocos de mi gusto que muchos (porque tampoco se me van a acabar en seguida precisamente).

Mi comunidad de juegos de XBOX son los que se ven en la foto (obviando el FFX y los Kingdom Hearts). Hoy voy a contaros el por qué de cada uno de mis juegos, y por qué deberíais tenerlos y jugarlos vosotros también. Lo haremos según el orden en que se unieron a mi colección de unirse a mi pequeña y exclusiva colección.

Sigue leyendo

Welcome to the past

 
 
Ay ay ay… cuanta nostalgia me ataca de golpe. La infancia suele despertar estas cosas: a la que te acuerdas de una, las demás acuden en masa a tu mente. Solo os hablaré de la parte más videojueguera, pues son tantas por recordar…
 
Mi niñez no estuvo marcada por consolas ni PCs. No es que no hubieran, había, claro, tan mayor no soy, pero en mi casa no lo vieron una prioridad para mi entretenimiento así que tardó en llegar. Hasta que no fue académicamente necesario mi ordenador fue de poco uso y ocasional diversión. Yo era más de…

Sigue leyendo

Conquista Japón

 
Japón del siglo XVI, diversas provincias en guerra, el Daimyô de cada una prepara su ejército: la capital es el objetivo. Convierte a tu clan en el vencedor y próximo Shôgun del Japón.

Este  podría ser el hilo argumental del Total War: Shogun 2. Debo reconocer que lo vi y pensé que seria un juego malo y no me interesaba. Lección 1: nunca desprecies algo sin probarlo. Probé una demo y me gustó. Por lista, así que a la que salió una oferta: 20€ expansión + Clan Hattori, en la saca cayó.
 
 
Para que te guste este juego tiene que gustarte, bastante, la estrategia. Todos los que habéis jugado a los Age of Empire, es posible que os guste, imagino que los hayan jugado otros Total War ya sabrán de qué va el tema. Estrategia de la buena, y compleja.
 
Hay varias cosas que me gustaría destacar. A mi todo lo que tenga que ver con Japón me encanta y me interesa mucho. Si os gusta la cultura de este país, este juego es útil a nivel histórico. Te presenta las provincias en las que se dividía el país del sol naciente en los 1500s, los clanes que existían, las estructuras políticas (un Shogun en la cúspide, Daimyos en sus provincias), la organización social (campesinos, samurais, ninjas, señores feudales y sus familias) y las interrelaciones entre ellos.
 
Los nombres de los líderes del clan son reales y parte de la historia, así como algunas de las batallas que puedan librarse son famosas en los anales de la guerra japonesa. El juego busca dotar del máximo realismo posible a la jugabilidad sin convertirlo en muy difícil.
 
Como Daimyo del clan que elijas, tu clan busca prosperidad, poder y celebridad. Deberás crear un ejército, mejorar las estructuras de tus provincias para que rindan mejor o poder crear nuevas unidades militares. Al conquistar una provincia, puedes adherirla de forma pacífica o arrasarla. De eso dependerá que los campesinos se subleven si no tienes suficientes fuerzas militares en la provincia para apacigüarlos o asuman la conquista. También debes controlar el nivel de impuestos para no ahogar tus provincias. Según que clan controles, seguirás el camino del Zen o del Bushido y aprenderás nuevas habilidades. Puedes controlar la diplomacia estableciendo alianzas comerciales y militares con otros clanes. Deberás gestionar tu propia familia: nombrar un heredero, casar a los demás para afianzar lazos, adoptar a tus generales como hijos y ponerlos al cargo de “ministerios” como el de la guerra o las finanzas. Además deberás tener en cuenta el desgaste de tus tropas en invierno si están fuera de las provincias o el gasto que cuesta mantenerlos. Los ninjas que pueden sabotear las puertas de la fortaleza o asesinar al general. 
 
 
Vídeos impresionantes, controlar grandes ejércitos, asaltar o defender el castillo feudal. Arrasa con todo a tu paso o establece alianzas que te den dinero y aliados en la guerra. Desarrolla tus rutas comerciales, sabotea las de otros y muy importante: mantén la capital en tu poder el suficiente tiempo para convertirte en el nuevo Shogun. El terreno también juega: montañas, bosques o planicies, invierno o verano, en seco o bajo la lluvia, de día o de noche. Todo juega para que venzas o seas derrotado y destinado al olvido.
 
 
 
Definirlo como guerra total nunca fue tan acertado. Tu turno equivale a una estación. Durante tu turno podrás encargar la creación de nuevas unidades militares (todas cuestan dinero y depende de cuál sea tardarán más o menos turnos en estar listas), mejorar los edificios, crear una flota, negociar con otras provincias o mover tus tropas y/o atacar otra provincia (si está lejos tardan varios turnos en llegar). La guerra depende de ti: si ves que tu ejército supera en número al rival (nada de máximo de población como en el Age, puedes tener ejércitos de 1000 y 2000 unidades) puedes resolverlo automáticamente. Si quieres luchar o estás en inferioridad (puedes retirarte pero la imagen de tu Daimyo quedará manchada) puedes jugarla.
 
 
 
Aquí tendrás que desarrollar todas tus capacidades para vencer. Cómo usas arqueros, infantería y caballería. Desde dónde atacas, cómo. Tener en cuenta el terreno, al enemigo, desde dónde vienen ellos. No es estresante, aviso, hay mucha cosa que mirar, pero yo que tampoco es que sea especialmente diestra, no me estreso. Se acelera cuando chocan los ejércitos. Es el momento de ser inteligente: qué unidad uso para cada momento y si es mejor apartarte del fragor de la batalla, reunir a las tropas y volver al ataque. 
 
En conclusión: gran jugabilidad, tiene varios niveles y aunque hay que pensar, no tienes que ser un coco para superarlo, ya irás subiendo niveles. Dotado de un enorme realismo controlarás tu provincia (¡cuidado! aseguraos de producir suficiente o tener buenas relaciones comerciales, una bancarrota puede acabar con tu afán conquistador) y tus relaciones. Asegúrate de que tus tropas estén listas, puede caerte un ataque encima y deberás defender tu territorio. 
 
Requisitos del sistema
Minimos:
– OS: Windows 7 / Vista / XP
– Processor: 2 GHz Intel Dual Core processor / 2.6 GHz Intel Single Core processor , or AMD equivalent (with SSE2)
– Memory: 1GB RAM (XP), 2GB RAM (Vista / Windows7)
– Graphics: 256 MB DirectX 9.0c compatible graphics card (shader model 3)
– DirectX®: DirectX 9.0c
– Hard Drive: 20GB free hard disk space
– Screen Resolution: 1024×768Recomendados:
– OS: Windows 7 / Vista / XP
– Processor: 2nd Generation Intel⪚ Core™i5 processor (or greater), or AMD equivalent
– Memory: 2GB RAM (XP), 4GB RAM (Vista / Windows7)
– Graphics: AMD Radeon HD 5000 and 6000 series graphics cards or equivalent DirectX 11 compatible graphics card
– Hard Drive: 20GB free hard disk space
– Screen Resolution: 1280×1024

Have Fun

Una vez en la Universidad un profesor me dijo que cuando nos dieran historia, principalmente, la persona que impartiera la clase debería, en un ideal, SIEMPRE declarar antes de empezar su ideología. ¿Por qué? Para saber qué visión nos va a dar de la historia y suponer qué podemos esperar de su explicación. Creo que eso es algo muy importante, y no solo para dar una clase-explicación de historia, sino para casi cualquier tema, lo mejor sería declarar honestamente de donde partimos.

Dejando de lado los rollos, quería hacer una pequeña reflexión sobre los videojuegos, como siempre fruto de una conversación, y para no venderos la moto tengo que empezar declarando algo: soy competitiva, y mucho, a veces hasta límites vergonzosos.



¿Y esto a qué viene? Pronto lo comprenderéis. Los videojuegos surgieron en su momento como un entretenimiento y buscaban divertir a la gente. Desde los primeros títulos se ha evolucionado una barbaridad pero también se ha tergiversado su objetivo. Muchos juegos tienen un único objetivo: ganar. Eso no está mal, ¿A quién le gusta perder? El problema es cuando se añaden el: como sea. Sí, yo quiero ganar siempre. Pero, ¿dónde queda la diversión? Incluso los fanáticos de ganar cuando se hace por sistema, o por trampas, hasta el punto que no hay oposición ni esfuerzo en lograrlo, es aburrido.

Reconozco que las modalidades online te permiten disfrutar de juegos sin tener que traer un amigo a casa y a cualquier hora del día. Es una pasada hacer  una campaña con un amigo que os vayais ayudando, montar equipos y que gane el que mejor (o menos mal se lo monte). Sin embargo, también crear juegos prohibitivos y juegos puteantes. 

Algo así: yo contra el mundo y antes de verlos muero


El género que me afecta son los shooters. Soy una noob de tres pares de narices, sí, pero a veces me dan ganas de jugar y disparar a algo. Y por ejemplo, nunca jugaré a Counter Strike, porque es un juego prohibitivo. La gente que juega a Counter Strike llevan millones de años metidos ahí, si asomo mi culo por ahí, tardaré menos en morir que en cargar la pantalla. Game over y mejor me pongo a hacer otra cosa. Nunca podré jugar porque no es un juego para divertirse. Es como jugar un partido de fútbol contra el F.C.Barcelona, y en vez de ir a divertirse, se dediquen a vacilar y tener el balón 90 minutos sin que lo huelas y te marquen más goles de los que un marcador pueda indicar. Ok, todo el mundo quiere ganar. I know, y yo la primera. Pero si no existe ni una mínima opción ni a jugar, menos a divertirse, ni es juego ni nada, que se queden con sus guerras que me buscaré alguno que permita entrar en cancha, por poco o mal que lo haga.

Trabajo en equipo, si nadie lo impide


Muchos onlines tienen tios pros sin más vida que joder a noobs como yo. Hay juegos, como el HL2 Deathmatch o Team Fortress 2 que puedes jugar, y matar y pasártelo bien. Mueres a menudo y matas también. Hasta que alguien decide que eres su diana y se dedica a esperar que revivas para petarte. Gracias capullo vete a la mierda. Game over again. Aquí salen dos figuras de los personajes más odiosos del planeta del videojuego online: el lamer y el cheater. Juegos que en general, son jugables sea cual sea tu nivel de habilidad pero fácilmente convertibles en pesadilla para los noobs, son juegos puteantes.


Más que cheater, mi batalla sería con los lamers, entendidos como los pros que se aprovechan de los novatos como yo, para patearnos el culo constantemente hasta que nos rendimos, que usan armas invencibles, y cosas del estilo. Abusones de toda la vida que acaban con todo tipo de diversión. Especial asco los que les gusta jugar al respawn kill.

Solución rápida. No jugar. Si quieres pegar tiros, cogerse uno que no sea online. Pasará con otros géneros de videojuegos, pero solo hablo de shooters que es donde lo he vivido.

Aquí es donde se ve que se ha perdido el objetivo de entretener y hacer que la gente se lo pase bien. Si hay juegos en los que solo siendo muy bueno o haciendo trampas puedes jugar y “pasartelo” bien, no es un juego divertido.


Dónde quedan los Mario Kart, que te jode si te matan en la línea final pero harás mil partidas, Pokemon buscando el punto débil y sin usar a Pikachu. Hay juegos inmortales que lo son por algo. Todos los que puedas añadir a tu colega, o jugar contra él, pero que solo juegue tu habilidad y tus ganas.



Nintendo es sinónimo de diversión. Aviso, tengo una PS2, PSP y Xbox 360. No es que sea de las que viven únicamente de una consola, pero debo reconocerle que tanto las DS y Wii son para pasarlo bien. De hecho, no tengo Wii porque no me gusta para jugar sola, si la tuviera sería para hacerlo con amigos. Eso sí excluyamos los “Imagina ser…”, eso no se calificarlo. Te puedes y divertirás con las otras, ¡claro! sino no las tendría, pero existe ese toque de competitividad en muchos juegos que puede destrozártelos (al menos que seas un máster y ganes siempre, aunque hasta eso es aburrido). 


Todo es un poco lioso así que para no complicarlo más ni alargarme por vicio, resumo: los juegos deben divertir. Si tienes que ser extraordinariamente bueno, sufrir pros abusones y demás historias, a mi, particularmente, no me divierte y prefiero dedicar mi tiempo a un Plantas vs Zombies

5 cosas de los videojuegos que me ponen de los nervios



Los videojuegos molan. Si te aburres enciendes la consola o abres algún juego de tu PC y a disfrutar. Encima puedes jugarlos con tus amigos muchas veces o competir con otra gente. Aún así, hay veces que empiezas a jugar y determinados rasgos del juego hacen que te plantees seriamente coger un martillo y convertir el aparato en una lámina de papel. Vale, no todo el mundo es tan violento, pero más de un cabreo te pueden ocasionar, eso seguro. Estas son las cinco cosas que me ponen de mal humor.



1. Persigue a tal persona-objetivo.
Es bastante clásico o tengo la desgracia de sufrirlo sobretodo en el Assassins Creed 2. Te pasas el juego sintiéndote veloz y hábil y entonces te dicen: “¿Sí? Coge a ese” y resulta que el muy ***** sí que es veloz y hábil. Habrá quien no tenga ese problema, pero no soy muy habilidosa, voy a mi ritmo, así que tener que mantener el ritmo de un personaje preconfigurado sin margen de error me convierte en tedioso y frustrante el juego si dependes de eso para avanzar.

Así es como me siento…


2. Antes de que se acabe el tiempo
Sí, le da un plus de gracia al juego y motiva. Venga venga que lo consigo, queda poco, queda poco. Time’s out, try again. Bueno ahora sí que sí. Y si esto se repite mucho, cansa no, lo siguiente. Sé que la gente se las apaña bien, pero no todo el mundo es igual. Porque cada vez que fallas, más sombrío es tu humor y más opciones de seguir metiéndotela tienes. Hablo siempre por mi, hay muchos que no tienen estos problemas.

Odio ese reloj
3. Pasa desapercibido
Hay juegos que potencian, o pretenden, como alternativa a lo común que los resuelvas o por lo menos tengas la opción de hacerlo sin dar un tiro/puñetazo o los menos posibles. Y para ello tienes que pasar entre enemigos escondiéndote, saltando por encima, llamando su atención hacia otro lado. Hay mil maneras. Eso sí, si te pillan estás muerto. Hay que saber en qué momento hacer las cosas y estar alerta. Es un buen reto. Pero digo yo, si tengo un maldito arsenal lleno hasta arriba de armas de todo tipo y pego puñetazos y patadas que Bruce Lee a mi lado lloraría, ¿Por qué me matan? Soy poco sutil, a  veces me da pereza luchar y lo hago, pero acabo antes del modo tradicional.

Mis camuflajes son así de sutiles

4. Llega-consigue tal cosa
A veces los objetivos son algo abstractos. Consigue tal objeto super molón, escápate de este sitio o llega a este otro. Y ale, a la aventura. Bien, empiezas a dar vueltas, según el tipo de juego puede que recojas algunos objetos y eso te mantiene en buena marcha un rato. Pero empiezas a topar con callejones sin salida, no sabes qué hacer con lo que has recogido. No hay ni una pista de qué debes hacer, cómo o dónde. Desesperación y sí, acabas buscando la guía en internet.

¡¿Cómo quieres que lo haga?!

5. Cuando guardar la partida es misión imposible
Mataste a uno de esos Boss que cuestan sudor y lágrimas. No quedan ya pociones, ni colas de fénix, ni sinónimos; además tu equipo-personaje está más hecho polvo que un saco de Boxeo. Necesitas y urgentemente un punto para salvar la partida porque en tal estado un Magikarp es capaz de matarte con su salpicadura y no quieres perder todo lo tanto ha costado. Pero, ¿dónde está? Hay juegos que les gusta hacerte sufrir y todo por no tener opción de guardar en el menú. Esos momentos de tensión y desesperación son terribles.

Ahí estabas…

Bueno, pues estas son algunas de las cosas que hacen que mi amor por los videojuegos fluctue y active mi lado asesino. Tranquilos, aún no he destrozado nada, pero para la gente que no somos un as de los videojuegos, nos fastidia y retrasa indefinidamente. Paciencia, mucha paciencia y ya saldrá. 

Plants vs Zombies

Recorriste todas las páginas de Minijuegos, llegaste al nivel 80 del Farmville y no hay horda del Left 4 Dead 2 que se te resista. Eres el rey de las cosechas, los jardines y el azote de los zombies sea cuál sea el juego. Y aún así, hay algo en tu interior que te dice que te falta algo. ¿Por qué no plantar contra zombies? Sí, suena absurdo, pero también puede ser muy divertido.

Sigue leyendo

Gamelab 2011 Barcelona

El Gamelab 2011 de Barcelona (y será de Barcelona hasta 2015) hechó el cierre el pasado viernes 1 de julio después de 3 días de conferencias, personalidades y premios. Cabe decir que Viviendo Cultura solo acudió a la llamada zona expo, con una entrada de 3€, la entrada de  conferencias valía 60€, se agotaron antes del primer día y sinceramente, no hay dinero para ello.

Sin embargo, allí estaba, a las 11.40 en la azotea del Centro Comercial de las Arenas, en plaza España, bajo un sol abrasador, haciendo cola para entrar al recinto en su primer día, el miércoles 29. 


La cola se presumía larga y agotadora, pero se movía más o menos rápida. Un público muy masculino, algunas chicas, normalmente con los chicos y familias con niños pequeños. Los responsables del evento se encargaron de los acreditados y los que recogían  entrada, para que  los sufridos, pacientes y acalorados futuros asistentes pudiéramos comprar nuestra “barata” entrada lo antes posible.


Y resulta que acabó siendo solo barata entre comillas porque aunque al entrar sientes un poco de confusión, te das una vuelta para ver donde está todo y no hay  más.


Una vez situado y descubierto que el evento era eso y no había más, entendí el precio: 3€ para entrar en una especie de salón recreativo por tiempo ilimitado, porque como evento en sí… Pero no adelantemos acontecimientos, os cuento que había por ahí.


Dada la primera vuelta, los protagonistas del evento son dos juegos y una plaforma: Zelda: Ocarina of time 3D + Gears of War 3 y Kinect. 

10 pantallas para echar una partida

La nueva entrega de Gears of War centraba los mandos. Un total de 10 juegos a probar turnos con la recompensa de la camiseta promocional de juego. Los amantes de esta saga estarían contentos de poder echar unas micropartidas. Aunque la cola no era desmotivante (tampoco había gente suficiente para que hubiera una gran cola), siempre había varias personas anhelando la llegada de su turno.

2 postes, 4 nintendos 3DS con el Zelda

El Zelda 3D fue otro de los reclamos, con decoración incorporada como puede verse en la foto. ¿Por qué no? Pensaron muchos que le echaron un ojo a ver que tal esto del 3D y ya que estaban se hicieron una foto con la espada de Link. Vimos más de uno echarlo todo en la foto y lucir sus mejores posturas.

 
 
 
4 juegos de Kinect
 
Y el Kinect. Si mucha gente ya acabó decepcionada de las conferencias E3 de Xbox por hablar solo de su dispositivo de movimiento, el Gamelab siguió la tónica, cuatro juegos para que guste o no, te comas el Kinect hasta en la sopa de letras: baile, tenis, boxeo… Aunque lo cierto es que jugaban más l@s azat@s de Kinect que la gente, el move en público aún da cierto corte y ellos tuvieron que ser los conejillos de indias para animar a otros a seguir su ejemplo.
 
 
Pero no era lo único. Cada consola tenía su rincón: Playstation con su PSP y PS3 Move, Xbox con el Kinect y el Gears of War, Nintendo con la DS y un juego de fútbol de la Wii. También se veía ciertas compañías de juegos, como más conocida un pequeño stand de Ubisoft
 
Rincón PlayStation
Stand Ubisoft
No perdieron su oportunidad, aunque no sé si la aprovecharon universidades como la Pompeu Fabra y centros educativos como La Salle, Citilab entre otros. Y para acabar de de complementar la oferta formativa, libros de creación de juegos y otros títulos. Siempre hay gente que no solo va a divertirse, también aprender.
 
 

Algo que si me pareció interesante fue la verdadera zona expo: fotos con la temática de videojuegos y otras usando una Barcelona de monumentos semiderruidos como escenario para las batallas de Gears of War, varios de ellos valían mucho la pena. Al final de la entrada os pondré algunas de las fotos.


Por mi parte poco puedo decir de las conferencias, puesto que no fui, aunque según me han dicho decepcionantes unas cuantas. La cobertura mediática no ha estado nada mal, si bien los propios medios acreditados son bastantes conscientes del poco peso de esta industria en España.

 
 
Lo mejor:
  • camiseta gratis promocional de Gears of War haciendo una mini partida
  • salón recreativo por 3€ sin límite de tiempo
Lo peor:
  • espacio pequeño para 3€ que ni eso vale de lo poco que había
  • mucho ruido y pocas nueces: España sigue sin tomarse en serio el mundo de los videojuegos
Y unas fotos de la exposición:
 
 

Videojuegos

Podrán decir lo que quieran de los videojuegos: que si generan violencia, que si distraen, que si todo el día dándole a los botoncitos… Ya entraremos en alguna entrada a discutir sobre la idoneidad o no de ellos. Pero clara hay una cosa: a muchos nos encantan. Hay tanto donde elegir, tantos títulos, géneros, consolas… Son uno de los mayores entretenimientos hoy en día y, como tal, merece que se hable de ello, se recomienden o no.

Páginas de la sección:
 

Videojuegos (II): Vive y decide cómo acaba la película

La semana pasada os presenté una apuesta algo arriesgada según para quien: empezar a considerar a los videojuegos como un octavo arte o, como mínimo, un arte total, un arte que engloba los otros siete.



Hoy os traigo dos títulos que os confirmaran que los mandos de una consola o el teclado de un ordenador pueden desprender arte.




Heavy Rain
Ficha técnica:

Desarrolladora(s) Quantic Dream
Distribuidora(s) Sony Computer Entertainment
Director(es) David Cage
Motor Havok
Fecha(s) de lanzamiento JP 18 de febrero de 2010
NA 23 de febrero de 2010
EU 26 de febrero de 2010
AUS 25 de febrero de 2010
Género(s) Aventura gráfica
Modos de juego Un jugador
Plataforma(s) PlayStation 3
Formato(s) Blu-ray Disc
Controles Gamepad, mando de movimiento en la edición Move

 



Sus propios creadores la denominan más que aventura gráfica, película interactiva ya que controlando los diversos personajes el jugador decide cómo avanza la trama, hacer cambios argumentales y dictar el final de los personajes. Diriges tu película con un juego.

Trama:

La trama gira alrededor del Asesino del Origami, un hombre que tiene aterrorizado a todo el país, ya que ha matado a 8 niños en 3 años, y que es perseguido por la prensa día y noche. Pese al constante trabajo que le dedica a su caso el departamento de policía local, se ha de sumar el FBI, ya que no hay pistas ni testigos de sus hechos, y todo está envuelto en un extraño halo de “misterio” y “oscuridad”.
El modus operandi del Asesino del Origami es siempre el mismo, rapta a niños de 9 a 13 años a plena luz solar y siempre sin testigos ni pruebas, la víctima permanece desaparecida varios días, y entre el tercer y el quinto día su cuerpo aparece sin vida en un descampado con una figura de origami en su mano, una orquídea en el pecho y la cara cubierta de barro. Todas las víctimas mueren ahogadas en agua de lluvia.
 
 
El juego ha tenido una gran acogida tanto por la crítica como por los jugadores, ya que ha obtenido muy buenas valoraciones y ha vendido ya más de 2 millones de copias. Además ha sido premiado en los Bafta de 2011 con: Mejor banda sonora original , Mejor historia y Mejor innovación técnica.
 
La clave de este juego y el motivo por el cuál lo incluyo como un ejemplo del arte en videojuegos ha sido el esmerado cuidado del argumento, perfecto para cualquier thriller superproducción de Hollywood y su afán por transmitir los sentimientos de sus personajes. 
 
No podréis saberlo sin probar el juego, pero espero que estas capturas ilustren el esfuerzo técnico y argumental de mostrar sentimientos:

  

 

 

“Hasta la decisión mas pequeña puede cambiarlo todo”, Heavy Rain

 
L.A. Noire
Ficha técnica:
Desarrolladora(s) Team Bondi
Distribuidora(s) Rockstar Games
Fecha(s) de lanzamiento NA 17 de mayo de 2011
PAL 20 de mayo de 2011
Género(s) Videojuego no lineal,disparos en tercera persona, misterio, acción-aventura
Modos de juego Un jugador
Plataforma(s) PlayStation 3
Xbox 360
Formato(s) DVD-9, Blu-Ray
Controles Gamepad
A pesar de que aún no se encuentra disponible en tiendas (nos toca esperar un mes todavía), este juego ya ha sido descrito como “un videojuego de cine”. Sigue un esquema similar a Heavy Rain ya que se dota de mayor libertad al jugador para elegir cómo quieres que se desarrolle la historia.
Trama:

Nos sitúa su trama en la ciudad de Los Ángeles en 1947 y estará protagonizado por Cole Phelps, un novato del Departamento de Policía de Los Ángeles que deberá resolver una serie de asesinatos.


 
Muy influenciados por el cine negro de los años 1940 y 1950. Su ambientación en la post-guerra sirve de telón de fondo para recrear una sociedad dura y deprimida, emplear elementos del cine detectivesco de la década de 1940 —tales como corrupción o drogas— así como una clásica banda sonora de música jazz. 
 
 
 
 
Como hemos visto antes, las señas de identidad de estos juegos son un guión muy bien trabajado, elevar la expresividad de los personajes por encima de lo habitual, unos buenos diálogos y mecánicas de juego más libres que permiten que cada jugador construya su propia historia con el mismo juego. En este caso nos avisan que la expresividad será básica a la hora de llevar un interrogatorio, ¿serás capaz de saber si miente por su rostro?
 
 

 “L.A Noire puede cambiar el futuro de los juegos de aventuras”, Hideo Kojima