Los abuelos de Kenshin

Ficha técnica
Título: Los siete sumarais (Sichinin no samurai)
Duración: 205 minutos (3.25h)
Año: 1954 (Japón)
Género: Aventuras. Samuráis.
Director: Akira Kurosawa
Productora: Toho
Guionista: Akira Kurosawa, Shinobu Hashimoto, Hideo Oguni
Música: Fumio Hayasaka
Fotografía: Asakazu Nabai
Reparto: Toshirô Mifume, Takashi Shimura, Yoshio Inaba, Seiji Miyaguchi, Minoru Chiaki, Daisuke Katô, Ko Kimura, Kamatari Fujiwara, Keiko Tsushima, Yoshio Tsuchiya, Kokuten Kôdô

Nos encontramos en el Japón del siglo XVI. En una aldea, ya cansada de ser saqueada por bandidos y quedarse sin alimento por su culpa, deciden contratar un samurai, o varios, que puedan defenderlos. Es una historia sencilla y, sin embargo, da para casi 4 horas. No olvidemos que Kurosawa está detrás.


El Japón de esa época vive un periodo de guerras. En ese tiempo, Oda Nobunaga intentaba unificar el país, pero fue traicionado en el intento. Toyotomi Hideyoshi lo lograría ya a finales de siglo, 1590. Estamos justo antes de la aparición de un personaje tan importante para el Japón medieval como es Tokugawa. Al vivir en constantes guerras entre clanes, la presencia de bandidos era habitual. 
 
Gente del pueblo saqueado
Antagónicamente a la figura del bandido, los samurais gozaban de un estatus muy alto, menos los rônins, aquellos que no tenían dueño al que servir. Por este motivo las gentes buscan que los defiendan, los necesitan pero también los temen. Eran muy caros de contratar, pagar con raciones de arroz es lo mínimo que logran los campesinos.
 
Es una clara representación de la estructura social, en la que en la base se encuentran los campesinos, a merced de todos, y por encima tienen bandidos que puedan robarles y samurais que, por un precio, los salvaran. Sin embargo, son demasiados bandidos, hace falta muchos samurais y solo tienen un gran saco de arroz como pago (el arroz fue moneda durante mucho tiempo, existiendo incluso bancos de arroz y especulación con su precio). Ellos solo comen mijo para ahorrar el arroz, por lo que son ridicularizados.
 
El maestro
 
Al final este maestro samurai se apiada de ellos e intenta reclutar a tantos como pueda al poco sueldo ofrecido. Aquí aparece una serie de personajes estereotipados que podríamos encontrar fácilmente en un anime de samurais: el viejo maestro, el joven aprendiz, el brabucón, el meticuloso, el más simpático, el viejo compañero del maestro y los demás realmente solo quedan para llenar. Logran reunir siete samurais para defender un pueblo entero.
 
Los siete samurais
 
Solo ellos no pueden proteger un pueblo entero frente a los bandidos. Su especialidad en la guerra se demuestra en cómo son capaces de instruir a los campesinos en las artes básicas de la guerra, estudian el terreno y localizan todas las vías de entrada, para taparlas y lograr dividir el grupo de bandidos e ir matándolos poco a poco. Difícil pero no imposible. 
 
Los siete samurais
 
Un hecho es curioso pues, a pesar de que muere mucha gente durante toda la película, ni una sola gota de sangre es derramada. No hacía falta una sangría, que siempre es de mal gusto, pero queda poco realista que le claven la katana y salga limpia. 
 
Es en blanco y negro, dura mucho, es japonesa, es antigua; pero, es muy buena y no se hace larga. La manera de tratarlo y las personalidades de los personajes son fácilmente extrapolables a cualquier producción actual (manga, anime, serie o videojuego) focalizado en un grupo que salvará al mundo. 
 
Akira Kurosawa
Este hombre es totalmente culpable de que puedas ver una película de mediados de los 50 sin aburrirte. Akira  Kurosawa es un auténtico referente, no solo a nivel japonés, sino a nivel mundial, uno de los grandes cineastas de la historia. 
Logró, en una época donde el cine japonés se quedaba en el archipiélago, tener una gran influencia, reconocimiento y premios en el mundo occidental. León de plata en el Festival de Venecia para Kurosawa, el Mainichi Film Awards al mejor actor secundario masculino para Seiji Miyaguchi y tanto mejor realización extranjera (Kurosawa) y mejor actor extranjero (Takashi Shimura) en los Premios Jussu.
 
Es importante acabar con su influencia en el mundo de la cultura. No es solo una gran película, sino también una fuente de inspiración para muchos. Sin ir más lejos, Los siete magníficos, western americano de 1960 es una adaptación a la americana de Los siete samuráis. Quita katanas y pon botas de cowboy. La animación tampoco se aleja: sin ir más lejos Bichos (1998), de Pixar cuenta la historia de una colonia de hormigas que es asaltada regularmente por saltamontes y buscan guerreros que los libren de ellos, ¿veis los paralelismos? 
 
Los videojuegos también se han basado en esta historia: Seven Samurais 20XX (2004, PS2) o Samurai 7, ambas situadas en un tiempo futurista, pero con una misma historia. 
Anuncios