Mentiras que te cuentan en el instituto

Imagen71

Normalmente cuando escribo algo sobre la educación de España lo hago para quejarme, principalmente, que no sea de calidad y encima cada vez más cara con menos ayudas. Así que suelen ser entradas de tono “reivindicativo” o siendo claro “de estar hasta los mismísimos”. Ésta no va a ser así. Sí me voy a quejar, como no, pero también quiero dar algún consejo basado en mi experiencia. Esta entrada esta enfocada a todos aquellos que están en el instituto aún, en los últimos cursos, sea cuarto de la ESO o bachillerato. De los que ya pasamos eso hace tiempo, puede que algunos os resulte familiar algunas de las cosas que voy a decir.
Sigue leyendo

Anuncios

Pasarse de listo tiene precio

 
 
Una cosa es ser listo, otra un listillo y otra ser inteligente. En España parece que los listos/espabilados son los que tiran adelante, de listillos está lleno y si intentas cultivar tu inteligencia no interesa.  David Jiménez hablaba en su blog del triunfo de los mediocres en España. Santa razón. Así que cuanto menos sepas, mejor. Claro y en botella. Si aún así te encabezonas en formarte en un país como España, toca pagar.

Con estos temas peliagudos no me gusta generalizar porque no tengo toda la información así que los baso en mi experiencia directa. No sé cuántos pueden estar en una situación como la mía pero que el ejemplo sirva para ilustrar una realidad como otras tantas.
 
Cuando decidí empezar una nueva carrera mientras luchaba por acabar mi licenciatura me condené sin saberlo. Valga decir que mi universidad para informarse hay que dar muchas vueltas, no te cuentan las cosas de primeras. Este año está elegido para ser El año, si todo va bien por fin me quitaré de encima mi licenciatura en Periodismo. Eso me deja dos años por delante para hacer tranquilamente mi grado. O no.
 
 
Mi jugada que tan buena me parecía en un principio (simultaneidad de estudios para acortar tiempos y sacarme 2 carreras) se encontró una primera putada. Resulta que en España hacer dos carreras no está premiado, más bien al contrario. Una vez tienes en tu poder la primera consideran que ya tienes más que suficiente así que, si quieres otra, tendrás que pagar más. Un recargo en el precio de los créditos de regalo. Más estudios = mayor coste. En todo caso hablo de la pública, que quede claro, no tengo dinero para ir a una privada.
 
Por suerte encontré como salvar el obstáculo, una especie de beca-trámite que solicitas y quedas exento de pagar este suplemento en el precio de la matrícula. Win para mí. Entonces me surgió una duda, ¿podría pedir esto y a la vez la beca “normal”? Entonces me iba a enterar de la trampa definitiva.
 
Antes de proseguir, como muchos sabréis con la crisis el PP ha decidido  que lo pague la sociedad con su educación y su sanidad. Que el desarrollo del país se vaya por la cloaca, solo los que tengan pasta podrán tener lo que debería ser de todos. 
 
A nivel de educación se traduce en aumento en el precio de las matrículas, aún no sabemos cuánto, pero no será poco. En mi primer año de grado pagué 900€, el segundo casi 1500€, no quiero saber el precio del tercero…
 
 
La trampa definitiva. Cuando me informo si es posible pedir la exención del aumento y a la vez la beca me responde Gestión Académica:
 
“Respecto a la compatibilidad de la beca de movilidad y la del recargo por segunda titulación, uno de los requisitos de las becas de movilidad es no tener título del mismo o superior nivel al nivel de estudios para los que se pide la beca. Por lo tanto, serian incompatibles”
 
 
Estupendo. Hacer dos carreras te cuesta más dinero y sin ayudas para costearlo. Moraleja: ni se te ocurra osar intentar que en tu currículo figuren dos títulos universitarios si no tienes dinero para pagarlos. Primero nos dejan luchando por ganar cada euro y luego te dicen oh, estudiar vale dinero. Enseñanza pública… para sus hijos y no para todos.
 
Lo que más rabia me da es que consiguen lo que pretender: ahuyentar a la gente que quiere estudiar. Es cierto que muchos no van a querer hacer dos carreras, solo la suya, pero la suya cada vez será más cara, ¿la gente que opta por la pública porque no puede permitirse la privada podrá costeársela?
 
Mi hermana tiene dieciséis años, acaba la ESO este año y elige Bachillerato. No sabe que quiere hacer después de eso, la universidad no le hace demasiada gracia. Es lo que quieren. A mí me vendieron en el instituto que un futuro mejor y más prometedor pasaba por la universidad. Hoy en día eso no parece tan claro: cada vez más caro, menos pública, menos recursos y con la única garantía del paro postgraduación.

¿Becas?

Cada año muchas familias esperan con ansía el momento de enviar su solicitud de beca para los estudios de sus hijos (tanto sean primarios, secundarios o superiores) y aunque llegan con el curso acabado, suponen una ayuda para el siguiente o para la economía familiar.
Siempre nos hemos quejado de la incongruencia de que una beca para material escolar, pongamos para el finalizado curso de 2010-2011, se ingrese en abril o mayo, con el curso acabado. Pero si bien dice el refranero español que más vale tarde que nunca, ahora el problema es otro.
La crisis, demósle a ella el protagonismo por ahora y no a los partidos, ha puesto las cosas muy complicadas. Hay menos dinero para todo, las familias van aún más apuradas y una beca puede resultar un respiro. Pues ahora, digan lo que digan, hay menos becas y peores.
Aunque un caso no hace la regla, tampoco es bueno generalizar, así que mi queja la construiré a través de los casos que conozco de primera mano.
 
La enseñanza pública tiene la ventaja, como todos sabemos, que no se paga por estudiar, se abona “solo” los materiales escolares, excursiones y gastos de esa índole. Es así en primaria y secundaria. Así pues, matricular a tu hijo para cursar 3º de la ESO te cuesta el precio de los libros de texto (no es así en todas las comunidades autónomas, pero sí en Cataluña, en general). El valor medio de los libros puede rondar los 200€ facilmente, más caros conforme mayor es el curso. Hay quien los pide a conocidos, pero aún hoy comprarlos es la opción mayoritaria.
Así pues, se abona esa cantidad en verano o a principio de curso y se tramita la solicitud de beca esperando un pellizquito cuando ya ni te acuerdes de esos 200€. El caso que conozco, la beca ha sido aceptada ¡bien! Es el primer obstáculo a superar. Aún no ha sido ingresada, aunque estamos a mediados de julio y corresponde al curso anterior. Y entonces hablamos de su cuantía: 85€. Bueno, en realidad, 85€ de los 105€ máximos otorgables.
Como suele decirse hay de todo en los caminos del señor: una gran cantidad de población lleva a sus hijos a colegios públicos porque no puede permitirse un privado. De entre esa cantidad, hay gente que incluso tiene problemas para hacer cargo de los gastos derivados de material escolar o salidas académicas. Si logran la beca, la ayuda que reciben, sí, es una ayuda, pero es del todo insuficiente, ni siquiera podrán hacer frente al pago de los libros del siguiente curso.
Una viñeta para ilustrar las dificultades de la beca, sea del nivel académico que sea:
Subamos un escalón más. La universidad. Por muy pública que sea, existe un precio de matrícula, entre 800-1000€ como muy barato. En estos casos una beca es muy necesaria, sobretodo teniendo en cuenta que muchos estudiantes deben trasladarse de ciudad o gastan mucho dinero en trenes y autobuses para llegar a la universidad.
Vale, hay gente que vive a 5 minutos y no es nada. Pero el precio de la matrícula ahí está y otros muchos se dejan un dineral en transporte. Y pides la beca. Y te la dan o no y más o menos sí, satisface lo que esperabas y vas tirando.
En algun momento comenté que curso dos carreras a la vez, no por gusto ni masoquismo directo – aunque esto no interesa ahora –, pero el tema es que mi gasto son 2000€. Para pedir la beca debes cumplir una serie de requisitos, haber superado o matriculado cierto número de créditos es uno de ellos. El año pasado cursé muy pocos créditos para acabar el primer ciclo de Periodismo, así que este año no podía pedir la beca. No importa que este año lo matricule todo, ni que haya una carrera nueva por la cual no tendría que afectar esto de los créditos. Ni sale más barato hacer dos a la vez, ni opté a beca. Boloña por su parte ha acabado de ayudar en otros aspectos.
Hace falta más ayudas y más cuantiosas. No puedes recortar ayuda a la gente cuando peor van y menos dinero entra en casa. ¿Cómo se van a financiar los estudios si no hay de donde sacar y la enseñanza pública no lo es tanto? ¿Quién sacará este país adelante si los que ahora estudian tienen que dejarlo para trabajar? No interesa, arriba no interesa, abajo nos interesa y mucho. Porque nos formamos como inversión de futuro. Y esta visto que si en este país no te valoran, la gente se busca la vida. Recortar abajo no sirve para echar el país adelante, un país de idiotas sin personalidad es práctico, pero cae por su propio peso.