Vuelve Glee

 

Lo sé, me estoy poniendo pesada con el tema. Pero a falta de que vuelva Juego de Tronos (en primavera, que suplicio de espera…) buena es Glee. El día 20 estrena su tercera temporada. Parte del New Directions se gradúa y llegan nuevos personajes (entre ellos los finalistas del Glee Project). Solo un consejo, no os lo perdáis, aseguran risas y buena música 😉 Os dejo el trailer:


 
 
Y un pequeño avance:
 
 
 
20 de septiembre volverá a sonar la música en el McKinley. 

The Glee Project

El Glee project surge, no nos mintamos, de la necesidad de traducir el boom Glee en audiencia y dinerito. Además, los protagonistas de la serie se gradúan en esta tercera temporada, así que necesitan herederos. Esta especie de OT presentaba 12 participantes, bastante dispares y particulares, con el objetivo de concederle un papel en la nueva temporada de Glee al ganador. Cada semana preparaban una canción, de ahí salía el ganador de la tarea semanal (cosa que no excluían que pudieran ser nominados y eliminados) y protagonista del número grupal. 


 
Los 12 concursantes
 
Con cada número se perseguía lograr un rasgo presente en Glee tales como: teatralidad, vulnerabilidad, danza, duetos, tenacidad, sexualidad, credibilidad, generosidad y Glee-habilidad. Los que no lograban transmitirlo, eran nominados por un jurado formado por Ryan Murphy, creador de Glee, Zack Woodlee, coreógrafo, y Robert Ulrich, director de casting.
 
Robert, Ryan y Zack
Los tres nominados le debían demostrar al jurado que merecen seguir en el programa con un número individual. Tenían 2 horas para ensayar y preparar el número que les supondría su participación en el programa. Una vez acabada la deliberación se colgaba una lista en la que podían saber quien seguía en el programa y quien se iba. Imagino que la lista responde a un guiño a la serie, y a la época de institutos donde las notas salen publicadas en el tablón, igualmente, queda muy despegado y frío no decirlo a la cara.
Si no habéis visto Glee Project y pretendéis, o estáis en ello, no leáis a continuación.
***SPOILER***
 
Lista de finalistas
 
Según mi modesta opinión el digno vencedor, visto lo que quedaba, era Damian. Ok, quedó empatado y ganó lo mismo pero… ¿Samuel? Este chico lo veo muy plano, solo sabe hacer siempre lo mismo y si cuela, cuela, si no, también. Además, vi muy feo cuando roba lo del Skidoosh a Hannah, se lo adjudica con una tranquilidad impresionante y se vanagloria de su ocurrencia. Además del momento estelar de “buscábamos un cristiano…” y el chico se le enciende la bombilla y salta “¡eh eh! tengo un tatuaje de Jesucristo en la espalda, mira mira” y se sube al carro. Pues muy bien, te ha valido para ganar.
 
Damian, yo creo que es el mejor y es dios. Porque lo ves y es como pequeñito y tierno, sin embargo con una preciosa voz con ese acento irlandés que le da un toque especial y es el que más ha aprendido. Se hizo una pequeña coreografía en su número final sin saber bailar, más esfuerzo no podía poner. Aparte de adorable, es buen chico, no se mete con nadie y durante el concurso me dio la sensación que era casi su narrador. Cuántos vídeos con él comentando la jugada, y el imparable movimiento de cejas y expresiones faciales en general. Hay que reconocer a todos, que se lo merecía por encima de todos.
 
Los cuatro finalistas
 
Y entonces están Lindsay y Alex. No puedo con Alex y lo digo ya. Me da igual que sea negro, gay y un poco travesti, pero sus actitudes de “me he dejado ganar para que brillen los demás” o mocos diversos a otros participantes son feos. Se supone que precisamente él por toda su vida debería ser el más humilde y tolerante con todos. Además, a mi personalmente no me gustan sus maneras de hacer, exagerado en todo siempre. No hace falta esas cosas. Con Lindsay la vi y dije: es Rachel Berry2. Su actitud de soy la mejor por descontado y supuesto, altiva y criticona con los demás, además de querer tener razón siempre en todo y por encima de todos. Debo reconocer, es la mejor cantante y actriz de todo el concurso, pero su actitud fue muy fea muchas veces.
 
Hannah y Marissa
Mi apuesta eran estas dos chicas: Hannah y Marissa. Estas dos chicas lo hacían muy bien y para mi fueron expulsadas injustamente. Curiosamente ambas habían ganado la prueba semanal antes de irse. Hannah, al igual que Damian, se esfuerza muchísimo sobretodo cuando toca bailar y lo solventa muy bien. Marissa, al principio parecía que no estaba. Pero acabó saliendo y es un chica que podía hacer cualquier tipo de personaje, cualquiera, y lo haría bien. Pero las echaron. ¿Por qué?
 
Cameron en su despedida
Habrá gente que me odiará, bueno. Pero Cameron tuvo que ver. Desde un principio fue la niña de los ojos de Zack y Robert, aunque Ryan muchas veces reconoció que no lo acababa de ver ante las expresiones exaltadísimas de sus compañeros de jurado. Tenían personaje para él listo, y él iba a ser el vencedor. Junto a él, Alex, Lindsay parecían fijos. Pero Cameron no seguía el ritmo del programa, se atascaba prueba tras prueba y sus creencias religiosas (no las critico, él hizo lo que creyó que debía hacer y me parece perfecto) le impedían hacer algunas cosas. Finalmente se retiró, salvando a Damian, el verdadero campeón. Pero que estos tres – Cameron, Alex y Lindsay; después Samuel  – parecían fijos a la final, condenó a las chicas.
 
Al final, empate entre Samuel y Damian, que aparecerán en 7 capítulos cada uno y Alex y Lindsay en 2 capítulos. Yo no descarto ver a alguien más en algún capítulo o que estos amplíen y se queden. 
 
 
Creo que Glee Project es una gran idea sobretodo para hacer boca a todos los fans de la serie y encontrar nuevas estrellas para el show, aunque será difícil el cambio. Era un casting en tiempo de concurso que fastidia un poco. Estoy segura que si hubieran habido votaciones el resultado sería muy diferente. Pero doy por hecho que un casting es un proceso de selección muy muy subjetivo en el que eliges a alguien que es perfecto para ese personaje, y no es necesariamente el mejor. Pero entonces, el rollito de la prueba semanal que si no la cumples te nominamos, queda un poco así. Formato concurso para que la gente lo siga. Aunque se huela las preferencias al kilómetro. 
 
Está anunciada una segunda edición de Glee Project, hay que llenar el elenco de la cuarta temporada. Sin embargo, de momento, tengo ganas de ver los de esta edición en acción.

Glee

 

Glee se estrena en 2009 bajo la sombra amenazante del “Oh no! otro High School Musical!”. Por suerte, nada de eso. Sí, es una serie musical, pero también una comedia con sus problemas y estereotipos de serie de instituto americano (las animadoras, los jugadores de rugby, los marginados).


 
A mí no me gustan los musicales, ni los momentos en que deciden que un actor tiene que cantar sí o sí. Me suele dar vergüenza ajena, en serio. Pero me gusta probar antes que nada, y aunque ver cantar actores sin ton ni son me da ganas de cambiar de canal, películas como Moulin Rouge, Chicago y la serie Glee, dan gusto.
 

 

 
El Glee Club es el coro del instituto William Mckindley, y Will Shuster sueña con hacerles ganar un campeonato nacional, pero no va a ser fácil. Con sólo Artie, Tina, Mercedes, Kurt y la omnipresente repelente Rachel, no dan. Los chicos del equipo de rugby (Finn, Puck, Mike y Matt) y algunas animadoras (Quinn, Brittany, Santana) se acaban uniendo por diferentes motivos y causas. Con la entrenadora de las cheerleaders, Sue Sylvester tiene un doble objetivo en la vida aparte de ganar Campeonatos nacionales con sus chicas: destrozar el Glee Club y meterse con el pelo de Shuster. La orientadora Emma Pillsbury con un grave TOC (Transtorno Obsesivo Compulsivo). Y el director Figgins, es de los personajes más surrealistas y divertidos de la serie y, sinceramente, ¿no es el tio que hacía de Oompa Loompa en Charlie y la fábrica de chocolate.

 

 
¿Qué engancha de Glee? La manía que le coges con increíble facilidad a Rachel (aunque mejora con el tiempo y mucho), la cara de pánico y de tonto de Finn, la gran frase de Mercedes en la primer capítulo “Paso de tener que hacer los coros, soy Beyoncé no una principiante”, los granizados y los increibles Mash up (mezcla de dos canciones) y los no pocos momentos entre absurdos y divertidos. Las versiones de grandes éxitos y hits del momento: Madonna, Britney Spears, Barbra Streisand, Lady Gaga, Katy Perry y muchos clásicos (más de los que les gustarían a los chicos del New Directions). Además trata muchísimos temas en sus capítulos: la homosexualidad, la virginidad y los embarazos adolescentes, la aceptación y superación, el compañerismo, el alcohol en la adolescencia. Es también destacable ver que aunque estereotipados (que es parte de su gracia) los personajes evolucionan sus maneras de ser.
 
Con dos temporadas y la tercera preparada lista de estreno para el 20 de setiembre, será la “última” de los personajes ya conocidos, pues se gradúan (aunque algunos seguirán en la serie). Pero el Glee project (una especie de OT para pasar a formar parte de Glee) ya prepara la nueva hornada.
 
Aunque los capítulos de Madonna (1×15) y Britney Spears (2×02) son una joya en sí mismos, os dejo algunos de los números que más me han gustado aunque la verdad, hay tantos, que estos sólo son una pequeña muestra. Sé que me dejo muchos, pero hay tantos… 
 
And that’s what you missed on Glee.



Regional de 1a temporada (1×22 Journey to Regionals)

Songs: Faithfully, Any Wat You Want It, Lovin’, Touchin’, Squeezin & Don’t Stop Believing



It’s my live/My confessions (1×06 Vitamin D)



Start me up/Livin’ on a prayer (2×06 Never Been Kissed)



Singing in the Rain/Umbrella (2×07 The substitute)



Born this way (2×18 Born this way)



Thriller/Heads Will Rock (2×11 The Sue Sylvester Shuffle)



Empire State of Mind (2×01 Audition)